Inicio / Lectio Divina del día - Whatsapp Cristonautas / Evangelio del día – Lectio Divina Juan 4, 43-54

Evangelio del día – Lectio Divina Juan 4, 43-54

Lectio Divina por Leticia Barbudez de Paraguay

Invocación al Espíritu Santo

Padre Santo, Padre de amor, te entrego este nuevo día que inicia, danos Tu Santo Espíritu para caminar de tu mano en todo momento, apártanos de todo lo que nos aleje de ti y haz que podamos ser luz en donde quiera que estemos.
Amén.

Evangelio de Juan 4, 43-54

Jesús partió hacia Galilea. Él mismo había declarado que un profeta no goza de prestigio en su propio pueblo. Pero cuando llegó, los galileos lo recibieron bien, porque habían visto todo lo que había hecho en Jerusalén durante la Pascua; ellos también, en efecto, habían ido a la fiesta.
Y fue otra vez a Caná de Galilea, donde había convertido el agua en vino. Había allí un funcionario real, que tenía su hijo enfermo en Cafarnaún. Cuando supo que Jesús había llegado de Judea y se encontraba en Galilea, fue a verlo y le suplicó que bajara a curar a su hijo moribundo. Jesús le dijo: “Si no ven signos y prodigios, ustedes no creen”.
El funcionario le respondió: “Señor, baja antes que mi hijo se muera” “Vuelve a tu casa, tu hijo vive”, le dijo Jesús. El hombre creyó en la palabra que Jesús le había dicho y se puso en camino. Mientras descendía, le salieron al encuentro sus servidores y le anunciaron que su hijo vivía. Él les preguntó a qué hora se había sentido mejor. “Ayer, a la una de la tarde, se le fue la fiebre”, le respondieron.
El padre recordó que era la misma hora en que Jesús le había dicho: “Tu hijo vive”. Y entonces creyó él y toda su familia. Este fue el segundo signo que hizo Jesús cuando volvió de Judea a Galilea.
Palabra de Dios

1° Lectura 📃 ¿Qué me dice el texto?

Jesús salió de Galilea y pasó por la región de Judea y luego, por Samaría. Regresando a Galilea los judíos quienes lo veían estaban asombrados por lo que hacía el Hijo de Dios, ya que tenían prohibido pasar por Samaría, y no tenían costumbre de conversar con los samaritanos a Jesús no le importan estas normas que impiden la amistad y el diálogo. Se queda varios días en Samaría, después de esto vuelve a Galilea donde recibe a un pagano, funcionario del Rey, quien buscaba ayuda para su hijo enfermo. Jesús no se encierra, Él no rechaza a nadie, sino que acoge a todos.
El funcionario quería que Jesús fuera con él hasta la casa para curar al hijo. Jesús contesta: «Si no ven signos y prodigios, ustedes no creen». El funcionario del rey creería sólo si Jesús fuera con él, a su casa. Él quiere ver a Jesús que cura.
El funcionario vuelve a pedir de nuevo y Jesús repite la respuesta. El hombre no se rinde y repite lo mismo. «Señor, baja antes que mi hijo se muera». Jesús sigue firme en su propósito y responde «Vuelve a tu casa, tu hijo vive», sin ver ninguna señal, sin ver ningún prodigio, el hombre cree en La Palabra de Jesús y vuelve a casa. Cuando el hombre se iba hacia su casa, los empleados fueron a su encuentro para decirle que el hijo estaba curado. Él pregunta la hora y descubre que aconteció exactamente en la hora en que Jesús había dicho: “Tu hijo vive.” Así tuvo la confirmación de su fe.

2° Meditación 😇 ¿Qué me dice el texto?
El Evangelio de hoy nos invita a creer y a creer en camino, a creer y ponernos en marcha… Porque sabemos que el camino de Jesús, aún cuando pase por la Cruz, es un camino que acaba en Vida.
Nos recuerda que Jesús quiere devolvernos la Vida, como al hijo del funcionario del rey, y quiere liberarnos de toda esclavitud y tristeza perdonándonos todas nuestras faltas. Si tenemos fe, si queremos que de verdad nos cure, debemos acercarnos confiadamente para que nos llene de su gracia, Jesús pide fe, mucha fe. ¡Y el verdadero milagro se cumple!
No debe haber sido fácil. Este es el verdadero milagro de la fe: creer sin otra garantía que no sea La Palabra de Jesús.

3° Oración ¿Que le respondo a Dios a partir del Evangelio?

Padre de bondad permítenos la gracia de ser también nosotros hombres y mujeres de fe, hombres y mujeres capaces de caminar y creer, aun en las noches más oscuras, aún en las pruebas más grandes y tener cada día más una confianza enorme de que estás aquí por medio de mis hermanos que más necesitan.
4° Contemplación ❤ ¿Cómo interiorizo el texto?

TU HIJO VIVE
Esta Frase, es maravillosa, llena de esperanza; en la cual podemos ser testigos de cuanto Dios nos ama y nos lo recuerda con esta frase, tal vez nos encontremos enfermos o necesitados espiritualmente de Él y así también nos puede sanar completamente basta con un TE ACEPTO EN MI CORAZON Y CREO QUE TU ERES EL DADOR DE VIDA.

5° Acción 💪 ¿Cómo lo aplico en mi vida?

Cada uno de nosotros como apóstoles y seguidores de Cristo, estamos llamados a ser testimonios coherentes de vida, Pidamos al Señor que nos dé confianza y sobre todo la fuerza para dar testimonio del milagro que hace cada día en mi vida, para ser un testimonio de fe para mi hermano y así ganar corazones para ÉL.

Sobre Leticia Barbudez

Rivsar

Evangelio del día – Lectio Divina Mateo 7, 21.24-27

Lectio Divina por Dayan José Hernández de Nicaragua 🙏🏻 Invocación al Espíritu Santo🙏🏻 Ven Espíritu …

2 comentarios

  1. Deseo recibir las lectio divinas diarias y de cada domingo por favor

    • Hola Rodrigo, saludos!!!

      Por el momento no estamos enviando e-mails o avisos de las publicaciones diarias de Lectio Divina del Evangelio, no de la Lectio Divina Dominical, por el momento te pedimos que entres a la página y ahí las puedas leer o bien enviartelas a tu e-mail y esperamos pronto ya poder enviar correos con estos subsidios. Gracias y Dios te bendiga

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

once + 16 =

*