Inicio / Lectio Divina del día - Whatsapp Cristonautas / Evangelio del día – Lectio Divinas Marcos 6, 30-34

Evangelio del día – Lectio Divinas Marcos 6, 30-34

Lectio Divina por Javier Ernesto Villatoro de Guatemala

Invocación al Espíritu Santo:
Santo Espíritu de Dios lava lo que está manchado, Riega lo que esta reseco, Sana lo que está enfermo, Doblega lo que esta rígido, Calienta lo que esta Frío, Endereza lo que esta desviado, y Reparte tus 7 Santos Dones según la Fe de tus siervos. AMÉN.

Lectura: ¿Qué dice el texto? Del Evangelio según Marcos 6, 30-34

Los apóstoles se reunieron con Jesús y le contaron todo lo que habían hecho y lo que habían enseñado. Él, entonces, les dice: «Venid también vosotros aparte, a un lugar solitario, para descansar un poco.» Pues los que iban y venían eran muchos, y no les quedaba tiempo ni para comer. Y se fueron en la barca, aparte, a un lugar solitario. Pero les vieron marcharse y muchos cayeron en cuenta; y fueron allá corriendo, a pie, de todas las ciudades y llegaron antes que ellos. Y al desembarcar, vio mucha gente, sintió compasión de ellos, pues estaban como ovejas que no tienen pastor, y se puso a enseñarles muchas cosas.
Palabra del Señor.

Meditación: ¿Qué me dice a mí el texto?

Jesús, no crea una relación de alumno-profesor, sino de discípulo a maestro. El profesor da clases y el alumno está con él durante ese tiempo. El maestro da testimonio y el discípulo vive con él muchas horas al día. ¡Es más difícil ser maestro que profesor! Nosotros no somos alumnos de Jesús, ¡somos discípulos y discípulas! La enseñanza de Jesús era una comunicación que desbordaba de la abundancia de su corazón en las formas más variadas: como conversación que trata de esclarecer los hechos, como comparación que hace que la gente piense y participe, como explicación de lo que el mismo hacía, como discusión que no huye de lo que es polémico, como crítica que denuncia lo que es falso y equivocado, Era siempre un testimonio de lo que Él mismo vivía, ¡una expresión de su amor!

Oración: ¿Qué le respondo a Dios?

Jesús, Gracias por siempre estar a mi lado, gracias porque en los momentos de duda y desanimo sales a mi encuentro y me llevas a un lugar tranquilo y allí reparas mi fuerzas para lo que me has llamado y me has confiado…. Perdón si en algún momento pienso más en el cansancio que en esa misión, perdón pero soy humano, pero con tu ayuda haré de lo imposible lo posible, sé siempre mi maestro y nunca permitas que como discípulo me separe de ti.

Contemplación: ¿Cómo interiorizo la Palabra de Dios

Repito desde lo más profundo de mi corazón estas frases:
Señor tu estás aquí y quiero reposar en ti….
Señor tu estás aquí y yo estoy aquí….
Señor tu estás aquí y quiero descansar en ti…

Acción: ¿A qué me comprometo?

1. Expresar con las personas más cercanas lo que Dios ha hecho en tu vida en esos momentos difíciles y de desaliento, cuando has perdido el rumbo y quizás la fe…

2. Orar por todos aquellos enfermos que han perdido la fe y piensan que no podrán con su enfermedad y que están pensando en la muerte y reprochándole a Dios su estado.

Sobre Javier Ernesto Villatoro

Rivsar

Evangelio del día – Lectio Divina Mateo 26, 14-25

Lectio Divina por Tamara Ruíz de Nicaragua Invocación Ven Espíritu Santo, aquí estoy con todo …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

nueve − 7 =

*