EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
Inicio / Lectio Divina Dominical / Lectio Divina Dominical VI de Pascua Ciclo A
Juan 14, 15-21 - 1

Lectio Divina Dominical VI de Pascua Ciclo A

«Volveré a visitarlos»

Hno. Ricardo Grzona, frp

Para descargar gratuitamente los documentos y/o audio o mp3, click en “E-BOOK PDF” y/o “AUDIO MP3” o en Download

PRIMERA LECTURA: Hechos 8, 5-8. 14-17
SALMO RESPONSORIAL: Salmo 65, 1-3ª. 4-7a. 16-21
SEGUNDA LECTURA: 1 Pedro 3, 15-18

Invocación al Espíritu Santo:

Ven Espíritu Santo,
Ven a nuestra vida, a nuestros corazones, a nuestras conciencias.
Mueve nuestra inteligencia y nuestra voluntad para entender lo que el Padre quiere decirnos a través de su Hijo Jesús, el Cristo.
Que tu Palabra llegue a toda nuestra vida y se haga vida en nosotros.

Amén

TEXTO BÍBLICO: Juan 14, 15-21

14,15: Si me aman, cumplirán mis mandamientos; 14,16: y yo pediré al Padre que les envíe otro Defensor que esté siempre con ustedes: 14,17: el Espíritu de la verdad, que el mundo no puede recibir, porque no lo ve ni lo conoce. Ustedes lo conocen, porque él permanece con ustedes y estará en ustedes. 14,18: No los dejo huérfanos, volveré a visitarlos.
  14,19: Dentro de poco el mundo ya no me verá; ustedes, en cambio, me verán, porque yo vivo y ustedes vivirán. 14,20: Aquel día comprenderán que yo estoy en el Padre y ustedes en mí y yo en ustedes. 14,21: Quien recibe y cumple mis mandamientos, ése sí que me ama. Y el que me ama será amado por mi Padre, y yo lo amaré y me manifestaré a él.

BIBLIA DE NUESTRO PUEBLO

1.- LECTURA: ¿Qué dice el texto?

Estudio Bíblico.

El evangelista Juan pone en este texto unas ideas muy centrales: El amor lleva al cumplimiento de los mandamientos, y ese cumplimiento tiene una recompensa. Hay que leer con esta clave el texto para comprenderlo:

Si me aman, obedecen mis mandamientos y yo pediré al Padre que les envíe el Espíritu Santo.

Este discurso, llamado “de despedida”, Jesús asegura a los discípulos, que va con el Padre, pero los consuela diciendo que no los dejará huérfanos, que estará con ellos, que les enviará el defensor, el Espíritu Santo. Pero deben cumplir, obedecer, mantenerse, cuidar, guardar los mandamientos (todos esos verbos aparecen en las traducciones al español).  Al mantenerse en los mandamientos los discípulos se adhieren a la voluntad de Dios. Es como un nuevo éxodo, una salida de sí mismo para llegar a una tierra prometida que exige el paso por el desierto. Es un éxodo espiritual que se concentra en la actitud de obediencia a los mandamientos de Jesús.

Pero ¿cuáles mandamientos? La Ley preveía primero los 10 grandes mandamientos de Moisés y luego muchísimas normas más que están en los primeros libros llamados los libros de la Ley. Jesús, propone la simpleza de “amar a Dios sobre todas las cosas, y al prójimo como a sí mismo”. Y establece unas ideas centrales que encontramos en las Bienaventuranzas y también en el llamado Juicio Final de cómo se comportaron.

Jesús insiste: Si me aman, cumplirán mis mandamientos. El amor a Jesús no un sentimiento solamente, sino un acción de vida fiel a su Palabra. El amor de Dios, tampoco es un sentimentalismo, es una Palabra hecha hombre, Jesús, el Cristo. El amor es una persona, que vino a este mundo a cambiar nuestra mentalidad egoísta en amor real, verdadero y en una vida nueva en Cristo.

Pero para esto, necesitarán los discípulos una ayuda, y entonces es que Jesús les aclara que enviará al Espíritu Santo, para que esté siempre con los seguidores de Jesús.

De muchas maneras se ha traducido al Español al Espíritu Santo: Paráclito, Defensor, Abogado, Consolador… etc.  Es que la acción del Espíritu Santo es recordarnos a Jesús, traerlo a nuestra vida y animarnos. Su presencia no nos deja huérfanos.  Él nos ama, se entrega por sus discípulos. Sus discípulos lo aman, cumplen sus mandamientos, cambian de vida, el Padre los ama y el Espíritu Santo se derrama sobre todos los creyentes.

De esta manera que parece un juego de amor entre Dios y sus discípulos, Él se manifiesta, y vive en medio de los seguidores, o sea de la Iglesia.

Reconstruimos el texto:

  1. ¿Qué es lo primero que Jesús pide a los que verdaderamente lo aman?
  2. Cuando Jesús se haya ido ¿Qué pedirá al Padre para los que lo aman y cumplan sus mandamientos?
  3. ¿Dónde quedará el Espíritu Santo? ¿Sobre quiénes?
  4. Jesús aclara que se va, pero que no quedaremos huérfanos ¿Porqué?
  5. ¿Cuál es la relación entre el Padre y Jesús?
  6. ¿Qué pasará con el que recibe y cumple los mandamientos?
  7. ¿Cómo podemos resumir el amor a Jesús?

2.- MEDITACIÓN: ¿Qué me o nos dice Dios en el texto?

Hagámonos unas preguntas para profundizar más en esta Palabra de Salvación:

  1. Jesús habla claro de sus mandamientos y del amor. ¿Cómo vivo yo el amor a Jesús? ¿Cómo lo manifiesto?
  2. ¿Qué significa en mi vida cumplir los mandamientos? ¿Es fácil, hay obstáculos? ¿Qué piensas?
  3. ¿Cuáles son los obstáculos en tu propia vida para poder llegar a amar a Jesús de verdad, no con palabras sino con acciones concretas?
  4. ¿Soy consciente que amar es vivir de una manera nueva? ¿Qué al vivir así podré recibir al Espíritu Santo? Porque el texto es muy claro: el mundo no lo recibe al Espíritu Santo, sino solamente los que cumplen los mandamientos del amor de Dios.
  5. ¿Te has sentido huérfano de Dios alguna vez? ¿Has pensado que Dios te ha abandonado? ¿Qué significaría esto. Acaso ¿no será que tu incumplimiento de los mandamientos te alejó del Señor?
  6. ¿Cómo es mi relación personal con Jesús? ¿Medito su Palabra? ¿Dialogo con Él con frecuencia?
  7. ¿Recibo con alegría al Espíritu Santo que me defiende, me cuida, y me recuerda a Jesús y su amor?
  8. ¿Entiendo que si yo amo a Jesús y cumplo sus mandamientos, también el Padre me amará?
  9. ¿Estoy atento a todos los frutos y bendiciones del Espíritu Santo en mi vida?

3.- ORACIÓN: ¿Qué le digo o decimos a Dios?

Orar, es responderle al Señor que nos habla primero. Estamos queriendo escuchar su Palabra Salvadora. Esta Palabra es muy distinta a lo que el mundo nos ofrece y es el momento de decirle algo al Señor:

Gracias Señor por tu Palabra Salvadora.
Gracias porque no nos dejas solos.
Queremos permanecer en tu amor.
Señor, sabemos que el amor debe manifestarse claramente en obras.
Muchas veces no cumplimos tus mandamientos de amor, y te pedimos perdón.
Queremos ver con claridad cuál es el camino más correcto para ser tus discípulos.
Queremos sentir tu presencia, y entendemos que esto está directamente relacionado al amor y el cumplimiento.
Señor queremos ser tus discípulos, a pesar de nuestras faltas.
Mándanos tu Espíritu Santo, que nos consuele y nos haga sentir que no estamos huérfanos.
¡Ven Señor a nuestra vida!

Amén

Hacemos un momento de silencio y reflexión para responder al Señor. Hoy damos gracias porque nos llena de alegría. Añadimos nuestras intenciones de oración.

4.- CONTEMPLACIÓN: ¿Como interiorizo o interiorizamos la Palabra de Dios?

Para el momento de la contemplación podemos repetir varias veces este versículo del Evangelio para que vaya entrando a nuestra vida, a nuestro corazón.

«Volveré a visitarlos»
(Versículos 8)

Y de esta forma nos ponemos en contemplación, repitiendo y agradeciendo a Jesús que venga.

5.- ACCION: ¿A qué me o nos comprometemos con Dios?

Debe haber un cambio notable en mi vida. Si no cambio, entonces, pues no soy un verdadero cristiano.

Si estoy solo, vuelvo a leer el texto, tratando de hacer énfasis en el contexto en que Jesús dijo estas palabras. Y como Jesús habla del amor con expresiones, voy a buscar en mi entorno alguna persona que esté necesitando una palabra de aliento, un gesto de cercanía. Voy a tomar un tiempo en esta semana para estar con esta persona. Puede ser un enfermo, un anciano, alguien que realmente esté necesitado de amor. Procuraré con mucha discreción, compartir el texto bíblico y orar con esta persona, pidiendo el Espíritu Santo.

En el grupo. Es importante destacar la importancia de la relación del discípulo con las obras de amor que manifiestan a Jesús presente en nuestra comunidad. ¿Qué haremos para mostrar al mundo que Jesús está presente y somos de verdad sus seguidores? Será importante como siempre organizar como grupo una visita a un lugar donde haya gente que necesite amor, puede ser un asilo de ancianos, o enfermos de nuestra comunidad. También hay lugares especiales como orfanatos, u hospitales para llevar la presencia de Cristo que ama a todos a través de nuestras acciones eclesiales.

Sobre Cristonaut@s FRP

Rivsar

Juan 20, 19-23 - 1

Lectio Divina Dominical de Pentecostés Ciclo A

«Como el Padre me envió, así yo los envío a ustedes» Hno. Ricardo Grzona, frp …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco + 5 =

*