Inicio / Lectio Divina del día - Whatsapp Cristonautas / Evangelio del día – Lectio Divinas Juan 10, 31-42

Evangelio del día – Lectio Divinas Juan 10, 31-42

Lectio Divina por Saulo Ruiz de el Salvador

Invocación

Perdona a tu pueblo Señor, y que tu Santo Espíritu, amor y bondad nos liberen de las malas acciones y que podamos descubrir en la sencillez de tu enseñanza las grandes y buenas obras, y que estas nos aparten del pecado al que nos ha sometido nuestra debilidad.
Por nuestro Señor JESUCRISTO, amén.

1) Lectura: ¿Qué dice el texto? Del Evangelio según Juan 10,31-42

Los judíos trajeron otra vez piedras para apedrearle. Jesús les dijo: «Muchas obras buenas de parte del Padre os he mostrado. ¿Por cuál de esas obras queréis apedrearme?» Le respondieron los judíos: «No queremos apedrearte por ninguna obra buena, sino por una blasfemia y porque tú, siendo hombre, te haces a ti mismo Dios.» Jesús les respondió:
«¿No está escrito en vuestra Ley: Yo he dicho: dioses sois? Si llama dioses a aquellos a quienes se dirigió la palabra de Dios -y no puede fallar la Escritura- a aquel a quien el Padre ha santificado y enviado al mundo, ¿cómo le decís que blasfema por haber dicho: `Yo soy Hijo de Dios’?
Si no hago las obras de mi Padre, no me creáis; pero si las hago, aunque a mí no me creáis, creed por las obras, y así sabréis y conoceréis que el Padre está en mí y yo en el Padre.»
Querían de nuevo prenderle, pero se les escapó de las manos.
Se marchó de nuevo al otro lado del Jordán, al lugar donde Juan había estado antes bautizando, y se quedó allí. Muchos fueron a Él y decían: «Juan no realizó ningún signo, pero todo lo que dijo Juan de éste, era verdad.» Y muchos allí creyeron en Él.
Palabra del Señor.

2) Meditación: ¿Qué nos dice Dios en el texto?

• Estamos cerca de la Semana Santa, en la que recordamos la Pasión, la Muerte y la Resurrección de Jesucristo, y algunas frases fundamentales hacen eco en la lectura que nos invita a acentuar La Palabra para hacerla nuestra, por un lado la terquedad y dureza del corazón de los judíos al cerrarse por no querer entender el mensaje que Jesús les brinda.
Otra idea es la orientación que Jesús les hace de realizar buenas acciones, Él les dice, “¿Por qué, acción buena quieren apedrearme?”…
Lo trágico de esta gente es la cerrazón que rechaza el mensaje de liberación que Jesús habla en nombre del Padre. Este es el panorama de conflicto que se presenta entre Jesús y las autoridades religiosas y que se agudiza cada vez más, hasta que logran seducir a uno de los doce para que traicione a su Maestro.
No habrá mucha diferencia en ejemplos vivos en nuestras sociedades, queriendo egoístamente llegar a tener cada vez más poder, violentando las buenas acciones de personas y organizaciones con buenos principios. Por eso las iglesias con denominación cristiana, deben buscar el ecumenismo para poder llegar a acuerdos que faciliten las convivencias familiares y sociales.
Aún ahora seguimos apedreando a nuestro prójimo con nuestras palabras y señalamientos falsos, seguimos traicionando con la mentira, buscamos el momento oportuno para deshacernos de los que nos estorban. Por eso la cuaresma es un tiempo importante para que nos detengamos a meditar y preguntarnos:
• ¿Cuál es la imagen de Jesús que habita en mi ser?
• En nuestro caminar, en nuestros proyectos de vida: ¿Reconocemos la cantidad de veces que hemos recogido piedras y las hemos lanzado?
• ¿Qué pesa más, mis malas acciones o la cantidad de buenas acciones?
• ¿De qué lado estoy de los que tiran las piedras o de los que las reciben?
• ¿Por cuál de las obras buenas dejarías que te apedrearan?

3) Oración: ¿Qué le respondo a Dios?
Señor, que todos los egoísmos, mentiras, envidias, y traiciones puedan convertirse en acciones de bienestar para mi prójimo, que pueda reconocer en el sufrimiento de mis hermanos la presencia viva de Jesucristo. Amén

4) Contemplación: ¿Cómo interiorizo la Palabra de Dios?
«Muchas obras buenas de parte del Padre les he mostrado. ¿Por cuál de ellas quieren apedrearme?»

5) Acción: ¿A qué me comprometo con Dios?

Identificar a quienes he apedreado con mis calumnias, pedirle perdón, confesarse y ofrecerlas en la Eucaristía para que se conviertan en acciones de ayuda para los demás.
• Puedes agregar tus acciones personales…

Sobre Saulo Ruíz

Rivsar

Evangelio del día – Lectio Divina Juan 18, 1–40.19,1-42

Lectio Divina por Waldo Brea de República Dominica Este ejercicio toma mas tiempo que los …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × uno =

*