Evangelio del día – Lectio Divina Juan 16, 12-15

LECTIO DIVINA
8 de Mayo de 2024
Miércoles VI Semana de Pascua
P. Pedro Madrid de 🇸🇻 El Salvador 🇸🇻

Invocamos al Espíritu Santo

“Ven, Oh Consolador, Oh Espíritu Santo, abogado que nos defiende, que hablas en lugar de nosotros, que interpretas nuestros silencios, que vienes en ayuda de nuestra debilidad y nos das fuerza para que le hagamos resistencia al mal. Oh Espíritu Santo, sostén nuestra oración, tú que eres el Maestro de Vida Interior, el Maestro perenne de la Iglesia, el Espíritu de la Verdad, que a lo largo de los siglos le haces entender a la Iglesia las Palabras de Jesús y le das la sabiduría para interpretarlas. Que también nosotros podamos recibirte en esta dinámica de fe y de amor por Jesucristo”. Amén.

Evangelio según san Juan 16, 12-15

12 “Todavía tengo muchas cosas que decirles, pero no pueden soportarlo ahora; 13 pero cuando venga el Espíritu de verdad, Él les enseñará toda la verdad porque no hablará por sí mismo, sino que hablará todo lo que ha escuchado y les dará a conocer las cosas que están por suceder. 14 Él me glorificará porque recibirá de lo que es mío, y así se los dará a conocer. 15 Todo lo que el Padre tiene es mío. Por eso dije que el Espíritu recibirá de lo que es mío y se los dará a conocer”.
Palabra del Señor

Lectura, ¿Qué dice el texto?

Juan 16,12: “Todavía tengo muchas cosas que decirles”. El evangelio de hoy comienza con esta frase: «Mucho tengo todavía que deciros, pero ahora no podéis con ello”. En estas palabras de Jesús afloran dos cosas: el ambiente de despedida que marcaba la última cena, y la preocupación de Jesús, el hermano mayor, con sus hermanos más jóvenes que en breve se quedarán sin su presencia. Quedaba muy poco tiempo. En breve, Jesús sería detenido. La obra iniciada estaba aún incompleta. Los discípulos apenas estaban al comienzo del aprendizaje. Tres años es muy poco para cambiar de vida y comenzar a vivir desde otra imagen de Dios. La formación de ellos no se había terminado. Faltaba mucho, y Jesús tenía todavía muchas cosas que enseñar y transmitir. Pero él conoce a sus discípulos. Ellos no son de los más inteligentes. No soportarían conocer ya todas las implicaciones y consecuencias del discipulado. Quedarían desanimados, no serían capaces de soportarlo.

* Juan 16,13-15: El Espíritu Santo dará su ayuda. “pero cuando venga el Espíritu de verdad, Él les enseñará toda la verdad porque no hablará por sí mismo, sino que hablará todo lo que ha escuchado y les dará a conocer las cosas que están por suceder.”. Esta afirmación refleja la experiencia de las primeras comunidades. En la medida en que iban imitando a Jesús, tratando de interpretar y aplicar su Palabra en diversas circunstancias de sus vidas, experimentaban la presencia y la luz del Espíritu. Y esto acontece hoy en las comunidades que tratan de encarnar la palabra de Jesús en sus vidas. La raíz de esta experiencia son las palabras de Jesús: “Todo lo que tiene el Padre es mío, también. Por eso os he dicho recibirá de lo mío y os lo explicará todo”.

Meditación, ¿Qué nos dice Dios en el texto?

Hoy, Señor, una vez más, nos quieres abrir los ojos para que nos demos cuenta de que, con demasiada frecuencia, hacemos las cosas al revés. «El Espíritu de la verdad, os guiará hasta la verdad completa» (Jn 16,13), aquello que el Padre ha dado a conocer al Hijo.

¡Es curioso!: más que dejarnos guiar por el Espíritu (¡qué gran desconocido en nuestras vidas!), lo que hacemos es, bien pasar de Él, bien “imponerle” las cosas una vez ya hemos tomado nuestras decisiones. Y lo que hoy se nos dice es más bien lo contrario: dejar que Él nos guíe.
Muchas veces ponemos la confianza solo en nuestras propias fuerzas y nos olvidamos de que la gracia viene del Espíritu Santo.

«Mucho tengo todavía que decirles» (Jn 16,12). —¡No te retengas, Señor, ¡en dirigirnos tu voz para revelarnos nuestras propias identidades! Que tu Espíritu de Verdad nos lleve a reconocer todo aquello de falso que pueda haber en nuestras vidas y nos haga valientes para enmendarlo. Que ponga luz en nuestros corazones para que reconozcamos, también, aquello que de auténtico hay dentro de nosotros y que ya participa de tu Verdad. Que reconociéndolo sepamos agradecerlo y vivirlo con alegría.

Oración, ¿Qué le decimos a Dios?

Espíritu de Verdad, abre nuestros corazones y nuestras vidas al Evangelio de Cristo: que sea ésta la luz que ilumine nuestra vida cotidiana. Espíritu Defensor, haznos fuertes para vivir la verdad de Cristo, dando testimonio a todos.

Contemplación, ¿Cómo interiorizamos la Palabra de Dios?

¿Hay alguna enseñanza de Jesús que me cuesta mucho vivir? ¿Qué me ofrece
Jesús para tal debilidad?
¿Qué quiere decir la frase: “El Espíritu de la verdad, os guiará hasta la
verdad completa”? ¿Cómo se aplica a los procesos de fe personal y a la tarea
misionera de la Iglesia?
¿Qué implica ser creyente e Iglesia guiada por el Espíritu de la Verdad?

Acción, ¿A que me comprometo con Dios?

Comenzaré mi día pidiendo luz al Espíritu Santo, para que me guíe a lo largo del día y me ayude a obrar y tomar decisiones correctas y buenas.

Acerca de Ramón Pané

Ver tambíen

Evangelio del día – Lectio Divina Juan 19, 31-37

Lectio Divina Viernes IX Semana Tiempo Ordinario Ciclo B SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS Carmen Amelia …

Deja una respuesta

× WhatsApp / Cristonautas - Clic aquí