Inicio / Lectio Divina del día - Whatsapp Cristonautas / Evangelio del día – Lectio Divina Juan 5, 31-47

Evangelio del día – Lectio Divina Juan 5, 31-47

Lectio Divina por María Guadalupe Rodríguez García de México

Invocación al Espíritu Santo
Ven Espíritu de Amor a llenarnos, y ayúdanos a entender de La Palabra de Dios lo más necesario para cada uno de nosotros. Amén.
1. Lectura
Evangelio según San Juan 5, 31-47:
“«Si Yo diera testimonio de mí mismo, mi testimonio no sería válido. Otro es el que da testimonio de mí, y yo sé que es válido el testimonio que da de mí. Vosotros mandasteis enviados donde Juan, y él dio testimonio de la verdad. No es que yo busque testimonio de un hombre, sino que digo esto para que os salvéis. Él era la lámpara que arde y alumbra y vosotros quisisteis recrearos una hora con su luz. Pero yo tengo un testimonio mayor que el de Juan; porque las obras que el Padre me ha encomendado llevar a cabo, las mismas obras que realizo, dan testimonio de mí, de que el Padre me ha enviado. Y el Padre, que me ha enviado, es el que ha dado testimonio de mí. Vosotros no habéis oído nunca Su Voz, ni habéis visto nunca Su Rostro, ni habita Su Palabra en vosotros, porque no creéis al que Él ha enviado. «Vosotros investigáis las escrituras, ya que creéis tener en ellas vida eterna; ellas son las que dan testimonio de mí; y vosotros no queréis venir a mí para tener vida. La gloria no la recibo de los hombres. Pero yo os conozco: no tenéis en vosotros el amor de Dios. Yo he venido en nombre de mi Padre, y no me recibís; si otro viene en su propio nombre, a ése le recibiréis. ¿Cómo podéis creer vosotros, que aceptáis gloria unos de otros, y no buscáis la gloria que viene del único Dios? No penséis que os voy a acusar yo delante del Padre. Vuestro acusador es Moisés, en quién habéis puesto vuestra esperanza. Porque, si creyerais a Moisés, me creeríais a mí, porque él escribió de mí. Pero si no creéis en sus escritos, ¿cómo vais a creer en mis Palabras?»”

En este pasaje Cristo responde a los que lo confrontan en Jerusalén. Cristo causa revuelo al afirmar ser el hijo de Dios, por eso habla de los que han dado testimonio de él. Primero habla de Juan a quien vieron como gran ejemplo, recordemos que Juan señaló a Cristo como aquel a quien estaban esperando. Por otro lado, las escrituras dan testimonio, en especial Moisés quien fue gran líder entre los judíos. Y por último las obras de Cristo en las que manifiesta su amor misericordioso por aquellos que están enfermos y heridos; y nos lanza el reto de conocer las escrituras para reconocer en Cristo todas las señales que han sido escritas para ellos pudieran reconocerlo como Su Salvador. Todo lo que hace es para manifestarnos su gran amor, su testimonio es en sus palabras y en sus acciones; siendo Él Dios, no se manifestó con la gloria celestial, sino que prefirió la humildad de la condición humana para ganarse nuestro corazón. Él nos pide no buscar el aplauso o reconocimiento de los hombres, sino a Dios.
2. Meditación
Cristo nos invita a no ser duros de corazón, y reconocer las señales, nos invita a profundizar más en la escritura para que no nos quede duda que él es el Hijo de Dios que ha venido a salvarnos, más grande que cualquier profeta, más que grande que Moisés, es Cristo en que la escritura halla su plenitud. La pregunta es ¿Creemos en el testimonio de Cristo de verdadero Dios y verdadero hombre?

Podemos tener fe, pero si no profundizamos si no tratamos de entender de conocer más, está destinada al fracaso. ¿Buscas continuamente profundizar en la fe?

Estamos llamados a ser testimonio de Cristo, sin embargo, es fácil dejarse llevar por la búsqueda de reconocimiento de los demás. ¿Has hecho algo bueno esperando ser felicitado?
3. Oración
Quiero que seas mi todo.
Sólo Tú puedes serlo.
Sólo Tú puedes llenarme.
Nadie podría estar más cerca de lo que Tú estás.
Has hecho todo para conquistarme,
tus profetas han sido mensajeros de esperanza
para tu llegada.
Tu amor que ha sido plasmado en las escrituras, no puedo vivirlo sólo en las palabras. Tu testimonio cobra vida cuando digo yo amo, yo creo, yo espero.
4. Contemplación
Si aceptas el testimonio de Cristo, pon en silencio tu mente y háblale con tu corazón: “Creo en ti”
5. Acción
Te invito a establecer un espacio y momento específico de forma periódica para conocer más las escrituras, sobre todo conocer a Dios que las inspira.
Busca la forma de dar testimonio de Cristo en tus palabras y acciones.

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Acerca de Maria Guadalupe Rodriguez Garcia

Ver tambíen

Evangelio del día – Lectio Divina Juan 19, 25-27

Lectio Divina por Anny Jessenia López Ávila de Colombia / EE.UU. ¡Buenos dias Cristonautas! Vigésimo …

0 0 Votos
Article Rating
Subscribe
Notify of
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Nos gustarían tus opiniones, por favor comenta.x
()
x
× WhatsApp / Cristonaut@s - Clic aquí