Evangelio del día – Lectio Divina Lucas 7, 24-30

Lectio Divina

Por Johann Alvarez de Colombia 🇨🇴

INVOCACIÓN AL ESPÍRITU SANTO

Espíritu Santo, revela nuestra esencia real, nuestro verdadero ser, y ayúdanos a descubrir tu presencia transformadora inscrita, viva y eficaz en nosotros.
Amén.

1. LECTURA – ¿Qué dice el texto?
Del Evangelio según san Lucas 7, 24-30

Cuando se marcharon los mensajeros de Juan, Jesús se puso a hablar a la gente acerca de Juan:
«¿Qué salisteis a contemplar en el desierto? ¿Una caña sacudida por el viento? Pues ¿qué salisteis a ver? ¿Un hombre vestido con ropas finas? Mirad, los que se visten fastuosamente y viven entre placeres, están en los palacios reales.
Entonces, ¿qué salisteis a ver? ¿Un profeta? Sí, os digo, y más que un profeta. Este es de quien está escrito:
“Yo envío mi mensajero delante de ti,
el cual preparará tu camino ante ti”.
Porque os digo, entre los nacidos de mujer no hay nadie mayor que Juan. Aunque el más pequeño en el reino de Dios es mayor que él».
Palabra del Señor.

Al oír a Juan, todo el pueblo, incluso los publicanos, recibiendo el bautismo de Juan, proclamaron que Dios es justo. Pero, los fariseos y los maestros de la ley, que no habían aceptado su bautismo, frustraron el designio de Dios para con ellos.

2. MEDITACIÓN – ¿Qué dice o nos dice Dios en el texto?

Nos dice que todos en algún momento somos como esa gente que sale buscando ver algo y se encuentra con otra cosa. Juan sorprende porque lejos de ser fastuoso o de revista, va acorde a la realidad austera en la que vivía en lo físico, y su riqueza estaba en el mensaje del que era portavoz. Por lo general, en todas las cosas de la vida, incluyendo las espirituales, nos hacemos una expectativa superficial, y no aprovechamos la esencia real de las cosas. En otras palabras, es como llegar a un oasis, en el desierto esperando encontrar una cama arreglada para descansar, y no notar ni valorar lo importante que es allí, más que descanso, se encuentra el agua que necesitamos para reabastecernos, fortalecernos y continuar nuestro caminar.

3. ORACIÓN – ¿Qué le digo o le decimos a Dios?

Señor, a veces por querer que las cosas sean como las suponemos nos perdemos la oportunidad de tomar lo trascendente. Enséñanos a seguir el ejemplo de Juan, que siendo el más sencillo, no ha existido otro más grande que cualquier otra persona creada nacida en este mundo. Y con todo lo grande, no supera a los que están en el cielo, porque allí viene siendo el último. Enséñanos a ser hoy más como Juan, y ser mensajeros de amor y esperanza para el resto de la humanidad. Amén.

4. CONTEMPLACIÓN – ¿Cómo interiorizo o interiorizamos el mensaje De Dios?

Que esta frase nos sumerja en el misterio de su voluntad:
“Señor, aunque no entiendo tus designios, vivir en tu voluntad es mi anhelo”.

5. ACCIÓN – ¿A qué me comprometo?

La persona de Juan es como ese eslabón entre lo humano y lo divino. Descubre cuál y escribe a continuación, qué característica lo hace divino, cuál lo hace humano y la qué crees que a Juan lo hacía ser ese eslabón. Y posteriormente, has lo mismo reflexionando sobre tu persona.

Juan Bautista
Divinidad:
Eslabón:
Humanidad:
_________

Tu Persona
Divinidad:
Eslabón:
Humanidad:

Acerca de Cristonaut@s FRP

Ver tambíen

Evangelio del día – Lectio Divina Mateo 5, 17-19

LECTIO DIVINA DEL MIÉRCOLES 12 JUNIO DE 2024 MIÉRCOLES X SEMANA TIEMPO ORDINARIO Franklin Conil …

Deja una respuesta

× WhatsApp / Cristonautas - Clic aquí