Inicio / Lectio Divina del día - Whatsapp Cristonautas / Evangelio del día – Lectio Divina Lucas 9, 51-56

Evangelio del día – Lectio Divina Lucas 9, 51-56

Lectio Divina por Meliza Rodríguez de República Dominicana

Buen día para todos y bendiciones
Lectio Divina de San Lucas 9, 51-56

Invocación al Espíritu Santo
Ven Espíritu Santo, ven a nuestras vidas, ven con tu luz, ven y tráenos revelación de todo aquello que nos impide que tu gracia actue, te entregamos todo lo que somos y tenemos, abrimos nuestros corazones a tu amor y a tus inspiraciones para dejarnos guiar por tu santidad. Amén.

Del Evangelio según San Lucas 9, 51-56
Cuando se iba cumpliendo el tiempo de ser llevado al cielo, Jesús tomó la decisión de ir a Jerusalén. Y envió mensajeros por delante. De camino, entraron en una aldea de Samaria para prepararle alojamiento. Pero no lo recibieron, porque se dirigía a Jerusalén. Al ver esto, Santiago y Juan, discípulos suyos, le preguntaron: “Señor, ¿Quieres que mandemos bajar fuego del cielo que acabe con ellos?” Él se volvió y les regañó. Y se marcharon a otra aldea.

Palabra del Señor.
¡Gloria a ti Señor Jesús!

Lectura: ¿Qué dice el texto?
En el Evangelio de San Lucas, “ir a Jerusalén” significa ir hacia su Pasión, Jesús va a cumplir con el propósito por el cual vino al mundo. En nuestro caminar (refiriéndonos a nuestra vida) siempre encontraremos distracciones provocadas por nuestra misma fragilidad humana que se inclina al pecado, que nos lleva a reaccionar de manera contraria al plan perfecto trazado por Dios para nuestras vidas. Conociendo Jesús esta limitante y sabiendo lo que significaba ir a Jerusalén; regaña la conducta de los discípulos y continua el camino. Podemos evidenciar dos tipos de conducta, la primera es la que se muestra de parte de los discípulos, con actos violentos, vengativos, llenos de furia y revancha ante un requerimiento que no fue atendido, por otro lado, está la de Jesús, todo amor y perdón, modelo en todo para nosotros.

Meditación: ¿Qué me dice Dios en el Texto?
Sin amor es imposible la convivencia y mantener relaciones sanas que nos ayuden a crecer como seres humanos civilizados en el amor que viene de Dios. La Escritura nos muestra a Jesús rechazando la violencia y la venganza, debemos reflexionar y pensar:
¿Siento deseos de venganza hacia alguna persona, con la cual no he podido resolver mis diferencias?
¿Qué me causa los sentimientos de venganza que a veces experimento?
¿Coloco estos sentimientos frente al Señor y oro para ser semejante a Cristo en mis actitudes?
¿Dejo que el plan de Dios se haga vida en mi dejándome guiar por el Espíritu Santo para que modere mis deseos y forma de actuar?

Oración: ¿Qué le respondo a Dios?
Amadísimo Jesús, tú que eres el modelo a imitar, envía a nuestras vidas la gracia de los dones y los frutos del Espíritu Santo, para que se hagan vida en cada uno de nosotros y así poder vivir como tú lo hiciste, siendo misericordioso con todos y buscando en todo agradar al Padre.

Contemplación: ¿Cómo interiorizo la Palabra de Dios?
“ir a Jerusalén”

Acción: ¿A qué me comprometo con Dios?
Hacer un examen de conciencia para identificar si en mi vida existen comportamientos que agreden o han agredido al prójimo, pedir perdón y recurrir al Sacramento de la Reconciliación.

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Acerca de Meliza Rodríguez

Ver tambíen

Evangelio del día – Lectio Divina Juan 19, 25-27

Lectio Divina por Anny Jessenia López Ávila de Colombia / EE.UU. ¡Buenos dias Cristonautas! Vigésimo …

0 0 Votos
Article Rating
Subscribe
Notify of
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Nos gustarían tus opiniones, por favor comenta.x
()
x
× WhatsApp / Cristonaut@s - Clic aquí