Inicio / Lectio Divina del día - Whatsapp Cristonautas / Evangelio del día – Lectio Divina Mateo 13, 44-46

Evangelio del día – Lectio Divina Mateo 13, 44-46

Lectio Divina por P. Pedro Madrid de El Salvador

Invocamos al Espíritu Santo

Ven, Espíritu Santo, amigo entrañable, persona viva y siempre disponible.
Sin tu dulce ayuda no podemos decir ni ¡Jesús es el Señor!
Ven, protector en todo momento, salvación que se hace patente.
Sana nuestros corazones destrozados por el desamor y el pecado.
Sana las heridas que nos deja la vida.
Enséñanos a vivir desde la entrega generosa de la propia vida.
Aconséjanos en todos los proyectos, pues no queremos hacer nada sin contar contigo.
Compañero del alma, fortalece nuestros pasos vacilantes, ilumina nuestra oscuridad, consuela nuestras tristezas, ya que Tú eres el Señor y dador de vida.
Ven a nuestra casa y comparte con nosotros el deseo de tener los mismos sentimientos del corazón del Redentor.
Ven ahora y por siempre para, como llama mansa y humilde, caldear nuestras frialdades. Amén.

Evangelio según san Mateo 13, 44-46

«El Reino de los Cielos es semejante a un tesoro escondido en un campo que, al encontrarlo un hombre, vuelve a esconderlo y, por la alegría que le da, va, vende todo lo que tiene y compra el campo aquel.
«También es semejante el Reino de los Cielos a un mercader que anda buscando perlas finas, y que, al encontrar una perla de gran valor, va, vende todo lo que tiene y la compra.

Palabra del Señor

Lectura, ¿Qué dice el texto?

Pistas de Lectura:
1. « El Reino de los Cielos es semejante a un tesoro escondido en un campo
2. al encontrarlo un hombre, vuelve a esconderlo y, por la alegría que le da, va, vende todo lo que tiene y compra el campo ».
3. « es semejante el Reino de los Cielos a un mercader que anda buscando perlas finas,
4. al encontrar una perla de gran valor, va, vende todo lo que tiene y la compra.

Siguiendo este texto, ¿Cuáles son las palabras o frases o actitudes que atraen tu atención, tu interés?

Meditación, ¿Qué nos dice Dios en el texto?

¿Qué tesoro es tan valioso para vender todo lo que se tiene? ¿Qué merece desprenderse de cuanto se posee para conseguir otro bien? ¿Qué hallazgo puede producir inmensa alegría? No cabe la menor duda que lo que encontró el hombre tiene un valor inestimable, inmedible, y lo más grande en valor, es el Reino de Dios, y por él se puede renunciar a todo, y ésta sería la mejor decisión tomada.

Quien encuentra un tesoro como éste, el Reino de los Cielos, debe dejarlo todo por él, y renunciar con alegría a lo que tenga que renunciar por algo mucho mejor. No cabe duda que la mejor riqueza para nuestra vida es Dios y por Él vale la pena dejarlo todo para seguirle con fidelidad.

Quien sigue a Dios no tiene miedo ni siquiera de renunciar a sí mismo, a su propia idea, porque «quien a Dios tiene, nada le falta», como decía santa Teresa de Ávila…»

¡No tengamos miedo de Cristo! Él no quita nada, y lo da todo. Quien se da a él, recibe el ciento por uno. Abramos las puertas de nuestro corazón y nuestra voluntad de par en par a Cristo, y encontraremos la verdadera vida.
“Jesús, el eternamente joven, quiere regalarnos un corazón siempre joven. (CV.13)

Podemos percibir con claridad que el Reino es lo “más valioso” y que aquél que lo encuentra, va “vende todo” y regresa a comprarlo… En los dos casos, “se encuentra”, por lo tanto para encontrar algo, se debe andar buscando y en este caso, la búsqueda se refiere al Reino de los Cielos… Encontrarnos con el tesoro o la perla será descubrir en el amor al prójimo, en la búsqueda de la justicia, en trabajar por la paz, aquel sentido de nuestra vida que nos hará ser dignos del Reino de Dios, que debemos construir cada día.

Siguiendo el mensaje de este texto, ¿Cuál es tu meditación, tu reflexión personal?

Oración, ¿Qué le decimos a Dios?

 Doy gracias a Dios porque gratuitamente nos regala el tesoro más preciado, la perla de más valor: el Reino.
 Pido perdón a Dios por las ocasiones en que no me encuentro en actitud de búsqueda del tesoro escondido, de la perla de gran valor…
 Alabo a Dios por haberme dado el privilegio de ser discípulo de Jesús y entender todo esto dentro de mis posibilidades.
 Siguiendo el mensaje de este texto, ¿Cuál es tu oración personal?

Contemplación, ¿Cómo interiorizamos la Palabra de Dios?

Decimos varias veces, con voz suave y sintiendo que Él nos escucha:

Jesús tú eres el Tesoro de mi vida.
Jesús tú eres la Perla de mi corazón.

Siguiendo el mensaje de este texto, ¿Cuál es la palabra o frase o párrafo o actitud que te ayuda a recordar este texto?

Acción, ¿A que me comprometo con Dios?

Me comprometo a buscar ese tesoro y a dejar lo que sea necesario por tenerlo a Él.
Siguiendo el mensaje de este texto, ¿Cuál es la acción concreta que te invita a realizar?

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Acerca de Pedro Antonio Madrid Mazariego

Ver tambíen

Evangelio del día – Lectio Divina Juan 3, 13-17

Lectio Divina por Diácono Santigo Molina Exaltación de la Cruz Invocacion al Espíritu Santo Espíritu …

0 0 Votos
Article Rating
Subscribe
Notify of
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Nos gustarían tus opiniones, por favor comenta.x
()
x
× WhatsApp / Cristonaut@s - Clic aquí