Inicio / Lectio Divina del día - Whatsapp Cristonautas / Evangelio del día – Lectio Divina Juan 1, 19-28

Evangelio del día – Lectio Divina Juan 1, 19-28

Lectio Divina por Martharis Rivas Reyes de República Dominicana

Memoria Obligatoria de los SS. Basilio y Gregorio Nacianceno, Obispos y Doctores de La Iglesia

Invocamos al Espíritu Santo
Ven Espíritu Santo! Espíritu Santo necesitamos de tu ayuda para comprender, llevar al corazón y a nuestras vidas el mensaje de este evangelio. Amén.


📖 Lectura del Evangelio
Lectura del Santo Evangelio según San Juan 1, 19-28
Éste fue el testimonio de Juan, cuando los judíos enviaron desde Jerusalén sacerdotes y levitas a Juan a que le preguntaran: « ¿Tú quién eres?» Él confesó sin reservas: «Yo no soy el Mesías.» Le preguntaron: « ¿Entonces, ¿qué? ¿Eres tú Elías?» Él dijo: «No lo soy.» « ¿Eres tú el Profeta?» Respondió: «No.» Y le dijeron: « ¿Quién eres? Para que podamos dar una respuesta a los que nos han enviado, ¿qué dices de ti mismo?» Él contestó: «Yo soy la voz que grita en el desierto: “Allanen el camino del Señor”, como dijo el profeta Isaías.» Entre los enviados había fariseos y le preguntaron: «Entonces, ¿por qué bautizas si tú no eres el Mesías, ni Elías, ni el Profeta?» Juan les respondió: «Yo bautizo con agua; en medio de ustedes hay uno que no conocen, el que viene detrás de mí, y al que no soy digno de desatar la correa de la sandalia.» Esto pasaba en Betania, en la otra orilla del Jordán, donde estaba Juan bautizando. Palabra del Señor

📕 Lectura, ¿Qué dice el texto?

Recordemos la respuesta de San Juan Bautista «Yo soy la voz que grita en el desierto: “Allanen el camino del Señor”, como dijo el profeta Isaías.» «Yo bautizo con agua; en medio de ustedes hay uno que no conocen, el que viene detrás de mí, y al que no soy digno de desatar la correa de la sandalia.»

Así responde el que está lleno del Espíritu Santo, con humildad y con verdad.
📗 Meditación, ¿Qué nos dice Dios en el texto?

Hoy, 2 de enero, iniciamos este año anhelando encontrarnos con Jesús al igual que tantos en el Evangelio de hoy. ¿Será que todavía lo estaremos viendo como un profeta solamente? ¿Será que solamente lo reconocemos como el liberador quien me va a sacar de mis aprietos? Jesús se quiere descubrir a ti desde tu cotidianidad, desde lo que vives: tus alegrías, penas, sufrimientos, confusiones, decisiones e inquietudes. Encontrar respuesta implica contestarnos la pregunta de manera personal: ¿Quién soy yo? ¿Sigo a los anticristos del mundo que se disfrazan de placer, del tener y del poder? ¿Lo busco erradamente, creyéndome autosuficiente y no necesitado de los demás para poder vivir? Hoy se nos abre la puerta a la experiencia siempre nueva del descubrimiento de las maravillas que Dios hace en nosotros y se nos motiva a descubrirlo en el tierno soplo seductor de su Espíritu que nos impulsa a seguir su promesa amorosa de “permanecer en Él”.

¿Cuál es tu meditación, tu reflexión personal?

📘 Oración, ¿Qué le decimos a Dios?
Sagrado precursor de Cristo, que santificado en el vientre de vuestra madre, fuiste la admiración del mundo en el ejercicio de las virtudes y en los privilegios con que te enriqueció Dios. Ángel en la castidad, apóstol en el celo y predicación, y mártir en la constancia con que por reprender al incestuoso Herodes ofrecisteis la cabeza al cuchillo, y en las luces sobrenaturales de que te dotó el cielo, profeta del que llegó a decir el mismo Cristo: «Entre los nacidos de las mujeres ninguno mayor que Juan Bautista»; suplica al Señor que: por tu penitencia me haga mortificado, por tu soledad, recogido, por tu silencio, callado, casto por tu virginidad, espiritual por tu contemplación, e invencible a mis pasiones por la victoria que tu alcanzaste de tus enemigos, para que logre verte en la patria eterna.
Amén.

📙 Contemplación, ¿Cómo interiorizamos la Palabra de Dios?

: «Yo bautizo con agua; en medio de ustedes hay uno que no conocen, el que viene detrás de mí, y al que no soy digno de desatar la correa de la sandalia.»
Repitamos hasta que entre a nuestro corazón: “no soy digno de desatar la correa de la sandalia”
No somos dignos, pero Jesús nos elige, nos invita a ser discípulo misionero de su Anuncio Gozoso, Nos ama incondicional, debemos con humildad aceptar su llamado, sin ser dignos de que él nos desate las sandalias.

Siguiendo el mensaje de este texto, ¿Cuál es la palabra o frase o párrafo o actitud que te ayuda a recordar este texto?

🏃🏻⛪ Acción, ¿A que me comprometo con Dios?

Hoy te invito a vivir la unción de su enseñanza y a tener “plena confianza” en lo que va a hacer en ti si se lo permites. Inicia el año siendo como Juan el Bautista una “voz que grita en el desierto: “Enderecen el camino del Señor’”. Eso fue lo que descubrieron esos adolescentes y sus familias: dejarse amar y aferrarse a aquél de quien no somos “dignos de amarrarle las sandalias”, para que Él nos enseñe cómo sentirnos, para que nos sepamos hijos de su Padre y hermanos en esta tierra.
Bienvenido sea este año nuevo de oportunidad nueva para descubrirnos y descubrirte, amado Jesús, en los demás.

Acerca de Martharis Rivas

Ver tambíen

Evangelio del día – Lectio Divina Juan 15, 18-21

Lectio Divina Jorge Alberto Ortiz – Colombia 🇨🇴 0. Invocación al Espíritu Santo 🕊 Veni …

0 0 Votos
Article Rating
Subscribe
Notify of
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Nos gustarían tus opiniones, por favor comenta.x
()
x
× WhatsApp / Cristonaut@s - Clic aquí