Evangelio del día – Lectio Divina Juan 16, 20-23

Lectio Divina
Viernes, 10 Mayo de 2024
*Viernes VI Semana de Pascua*
Ramón Emilio Jiménez de Rep. Dominicana 🇩🇴 y CR

0. Invocación al Espíritu Santo

Espíritu Santo, sopla de los custro vientos, pon a arder con tu fuego nuestros corazones, dados el amor y entusiasmo para leer, comprender y vivir la santa palabra que tu mismo inspiraste, que nos alegremos en la pascua del señor y esperemos con fe expectante tu derramamiento en nuestras vidas y en cada proyecto de esta gran familia espiritual, te lo pedimos a ti que eres Dios y reinas junto al Padre y al Hijo, por los siglos de los siglos.
Amén.

1. Del santo Evangelio según san Juan 16, 20-23

En verdad, en verdad les digo que lloraran y se lamentaran, y el mundo se alegrará. Estarán tristes, pero su tristeza se convertirá en gozo. La mujer, cuando va a dar a luz, está triste, porque le ha llegado su hora; pero cuando ha dado a luz al niño, ya no se acuerda del aprieto por el gozo de que ha nacido un hombre en el mundo. También ustedes estarán tristes ahora, pero volveré a verlos y se alegrará su corazón y su alegría nadie se la podrá quitar. Aquel día no me preguntaran nada.

¿Qué dice el texto?

Indiscutiblemente hay situaciones que vivimos y no las entendemos como acontecimientos y noticias super desconcertantes que no llegamos a entender ni comprender en el instante, pero con el tiempo que es un gran maestro, Dios nos da las respuestas y nuestro caos se convierte en orden, nuestra tristeza se transforma en gozo. Es justo lo que nos narra el evangelio de hoy, donde Jesús dialoga con sus discípulos y le da a conocer lo que pasara antes en su pasión dolorosa y después en su gloriosa resurrección. Jesús hace la comparación del dolor que sufre la mujer en la labor de parto y el gozo posterior al dar a luz a un niño. En definitiva, el gozo y la alegría son frutos de le resurrección como regalos pascuales al Cristo vencer la muerte y manifestar la vida plena. La mujer en esta lectura puede verse reflejada en la Iglesia que es madre, que nos transmite la verdad plena de la buena noticia que engendra vida gozosa en los que nacemos del agua y del Espíritu.
Nos hacemos unas preguntas:
¿cuáles son los sentimientos y estados espirituales les asegura Jesús que van a experimentar sus discípulos?
¿con quién compara Jesús la experiencia de sentir tristeza y gozo?
¿Cuáles es la señal que Jesús nos da para saber que el nos regaló su alegría?

2. Meditación, ¿Qué me dice el texto?

El llanto y el lamento son realidades humanas que llegan unas veces sin buscarlas, otras veces como fruto de nuestros actos. La bendición que nos regala Jesús es que el tiene el poder y la autoridad de cambiar cualquier tristeza en un verdadero y eterno gozo.
¿Qué esta causando tristeza y lamento en tu vida?
¿Qué estamos gestando, en especial, en el camino a la santidad que se puede comparar con dolores de parto?
¿En verdad crees que Jesús puede alegrar tu corazón y que nadie te quitara esa alegría?
¿A que se refiere Jesús con que aquel día nadie le preguntara nada mas?

3. Oración, ¿Qué le respondo a Dios?

Jesús Míranos y devuélvenos la alegría y el gozo que hemos perdido por buscar la felicidad en lugares y en personas equivocadas. Mira la humanidad que gime con dolores de parto por la crisis de antivalores tanto en la fe como en la moral y buenas costumbres. Jesús ven a nuestro encuentro y quédate con nosotros, revélanos tu mirada de misericordia y redímenos del lamento y conviértelo en jubilo.
Amen.

Señor, que lo que haga y diga en mis prácticas espirituales sea orar, ayunar, hacer penitencia y dar ayuda al prójimo, sea de corazón, no de labios y apariencias, que me veas tú y que mi alegría sea siempre estar contigo, no para vivir ritos sino experimentar tu amor liberador y sanador. Gracias Señor, por ser el novio fiel de tu amada Iglesia.

4. Contemplación, ¿Cómo interiorizo la Palabra del Señor?

Con esta frase quiero que contemplemos a ese Jesús quien es nuestro amigo y Señor y siempre esta dispuesto a transformar nuestras vidas si se lo permitimos.
¨Pero volveré a verlos y se alegrará su corazón y su alegría nadie se la podrá quitar¨.

5. Acción, ¿Cómo lo pongo en práctica?

Ir al sagrario o participar en la adoración al santísimo y ahí depositar todo lo que arrastramos que nos ata a lamentos y tristezas y recibir de el consuelo, el gozo y la alegría plena que solo en El podemos tener a plenitud.

Acerca de Ramón Pané

Ver tambíen

Evangelio del día – Lectio Divina Marcos 9, 38-40

Hola queridos Cristonautas, Les saluda Bibiana Diaz Munar desde Colombia ✍🏻🇨🇴, con alegría les comparto …

Deja una respuesta

× WhatsApp / Cristonautas - Clic aquí