Inicio / Lectio Divina del día - Whatsapp Cristonautas / Evangelio del día – Lectio Divina Juan 3, 16-21

Evangelio del día – Lectio Divina Juan 3, 16-21

Lectio Divina por Daisy Iveth Concepción de Panamá

Miércoles II Semana de Pascua Ciclo B

Lectio Divina  Miércoles 14 de abril de la 2° semana de Pascua

“Tanto amó Dios al mundo”

Invocamos al Espíritu Santo

Ven Espíritu Santo, ven con todas tus fuerzas y prepara el terreno de nuestro corazón, arranca de nosotros todo lo que no es digno para ti, haznos tierra fértil para que tu Palabra de frutos en abundancia. Amén.

Del  Santo Evangelio según San Juan 3, 16-21

Tanto amó Dios al mundo que entregó a su Hijo único para que no perezca ninguno de los que creen en él, sino que tengan vida eterna. Porque Dios no mandó su Hijo al mundo para juzgar al mundo, sino para que el mundo se salve por él. El que cree en él no será juzgado; el que no cree ya está juzgado, porque no ha creído en el nombre del Hijo único de Dios. El juicio consiste en esto: que la luz vino al mundo, y los hombres prefirieron la tiniebla a la luz, porque sus obras eran malas. Pues todo el que obra perversamente detesta la luz y no se acerca a la luz, para no verse acusado por sus obras. En cambio, el que realiza la verdad se acerca a la luz, para que se vea que sus obras están hechas según Dios.»

Palabra del Señor

Lectura, ¿Qué dice el texto?

Este pasaje es una continuación del discurso de Jesús a Nicodemo, y es la explicación a la comparación entre la serpiente del desierto en tiempos de Moisés y su persona.

Recordemos que el pueblo de Israel, en el camino por el desierto fue amenazado por serpientes venenosas, pero Dios vino en su auxilio y mandó a Moisés que construyera una serpiente de bronce y la suspendiera en una asta. Quien fuera mordido por una serpiente venenosa y miraba la de bronce, seguía con vida.

Esta fue una prefiguración de Jesús. Ahora, es el hijo de Dios quien es elevado en la Cruz, como signo de salvación y prueba de amor del Padre al mundo entero, enviando a su único Hijo, para que todo el que crea en Él no muera, sino que tenga vida eterna.

También el texto nos revela en qué consiste el juicio de los que no creyeron en Cristo:  la luz vino al mundo, y los hombres prefirieron la tiniebla a la luz, porque sus obras eran malas. Pues todo el que obra perversamente detesta la luz y no se acerca a la luz, para no verse acusado por sus obras. 

Siguiendo este texto, ¿Cuáles son las palabras, frases o actitudes que atraen tu atención e interés?

Meditación, ¿Qué nos dice el texto?

En tiempos de Moisés las personas morían al ser envenenados por la mordedura de serpientes, pero hoy muchas personas,  están muriendo por la mordedura del pecado. Pero hay una gran noticia, un gran remedio y es MIRAR a CRISTO en la cruz. No hay otro camino para la vida y para superar la muerte que Él.

Con la serpiente del desierto los israelitas fueron salvados físicamente, pero con Cristo somos salvos eternamente. Este pasaje nos invita a reflexionar cuánto nos ama el Padre, y me cuestiono si, al estar muchas personas en peligro de muerte sería capaz de dar a mi único hijo o cuánto sería capaz de dar por bien de los demás.

Además, este pasaje nos invita a dejarnos iluminar por la luz de Cristo, que sea Él quien ilumine nuestras obras, pensamientos y sentimiento. Pero debemos saber que al acercarnos a la luz de Cristo vemos tal cuales son nuestras obras, tal vez nos incomodemos al ver lo que no hacemos bien, pero si nos incomoda es buena señal. Porque la luz de Cristo todo lo transforma, lo hace nuevo y echa fuera lo que no conviene a nuestras almas. Nos saca de la comodidad del pecado y nos lleva a caminar en la verdad.

Siguiendo el mensaje de este texto, ¿Cuál es tu meditación, tu reflexión personal?

Oración, ¿Qué le decimos a Dios?

Padre Santo, te agradezco por tu infinito amor y por enviarnos a tu Hijo para tener vida eterna, para que ya no estemos en peligro de muerte a causa del pecado. Te pido siempre caminar en la verdad y la luz de tu Hijo amado Jesús, y que yo pueda también iluminar a los demás.

Te pido que me transformes y que toda la humanidad pueda ver tu grandeza a través de Jesucristo.

Siguiendo el mensaje de este texto, ¿Cuál es tu oración personal? Cada uno pone sus intenciones.

Amén.

Contemplación, ¿Cómo interiorizamos la Palabra de Dios?

Repetimos:

“Tanto amó Dios al mundo que entregó a su Hijo único para que no perezca ninguno de los que creen en él, sino que tengan vida eterna”.

«Tanto amó Dios al mundo que entregó a su Hijo único para que no perezca ninguno de los que creen en él, sino que tengan vida eterna».

«Tanto amó Dios al mundo que entregó a su Hijo único para que no perezca ninguno de los que creen en él, sino que tengan vida eterna».

Siguiendo el mensaje de este texto, ¿Cuál es la palabra, frase, párrafo o actitud que te ayuda a recordar este texto?

Acción, ¿A qué me comprometo con esta Palabra?

Hoy me comprometo a fijar mi mirada en Cristo y que sea Él quien ilumine mis obras.

Siguiendo el mensaje de este texto, ¿Cuál es la acción concreta que te invita a realizar?

 

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Acerca de Daisy Iveth Concepción Martinez

Ver tambíen

Evangelio del día – Lectio Divina Lucas 12, 39-48

Lectio Divina por María Guadalupe Rodríguez García de México Paso 0 Invocación al Espíritu Santo …

5 1 Vota
Article Rating
Subscribe
Notify of
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Nos gustarían tus opiniones, por favor comenta.x
()
x
× WhatsApp / Cristonaut@s - Clic aquí