Evangelio del día – Lectio Divina Lucas 12, 13-21

Lectio Divina
Por Tamara Ruíz de Nicaragua 🇳🇮

0. Invocación al Espíritu Santo

Oración al Espíritu Santo

Ven Espíritu Santo, envía tu luz desde el cielo. Padre amoroso del pobre; don, en tus dones espléndido; luz que penetra las almas; fuente del mayor consuelo.

Ven, dulce huésped del alma, descanso de nuestro esfuerzo, tregua en el duro trabajo, brisa en las horas de fuego, gozo que enjuga las lágrimas y reconforta en los duelos.

Entra hasta el fondo del alma, divina luz y enriquécenos. Mira el vacío del hombre si Tú le faltas por dentro; mira el poder del pecado cuando no envías tu aliento.

Riega la tierra en sequía, sana el corazón enfermo, lava las manchas, infunde calor de vida en el hielo, doma el espíritu indómito, guía al que tuerce el sendero.

Reparte tus Siete Dones según la fe de tus siervos. Por tu bondad y tu gracia dale al esfuerzo su mérito; salva al que busca salvarse y danos tu gozo eterno.
Amén.

1.Lectura del santo evangelio según san Lucas (12,13-21):

En aquel tiempo, dijo uno del público a Jesús: «Maestro, dile a mi hermano que reparta conmigo la herencia.»
Él le contestó: «Hombre, ¿quién me ha nombrado juez o árbitro entre vosotros?»
Y dijo a la gente: «Mirad: guardaos de toda clase de codicia. Pues, aunque uno ande sobrado, su vida no depende de sus bienes.»
Y les propuso una parábola: «Un hombre rico tuvo una gran cosecha. Y empezó a echar cálculos: «¿Qué haré? No tengo donde almacenar la cosecha.» Y se dijo: «Haré lo siguiente: derribaré los graneros y construiré otros más grandes, y almacenaré allí todo el grano y el resto de mi cosecha. Y entonces me diré a mí mismo: Hombre, tienes bienes acumulados para muchos años; túmbate, come, bebe y date buena vida.» Pero Dios le dijo: «Necio, esta noche te van a exigir la vida. Lo que has acumulado, ¿de quién será?» Así será el que amasa riquezas para sí y no es rico ante Dios.»
Palabra del Señor

2. Meditación:

Después de leer el Santo Evangelio la primera pregunta que surge en nuestra mente es ¿somos capaces de compartir nuestras riquezas? El evangelio refleja la ambición y la codicia, lo cual son sentimientos dominantes en nuestra sociedad y por ende en nosotros mismos, muchas veces perdemos nuestro tiempo, no disfrutamos la vida, por eso deseo imparable de acumular riquezas, incluso dejamos de disfrutar lo que realmente valen la pena cómo es el amor de la familia o de aquellos seres que marcan tu vida y que nunca más volverás a ver. De manera muy específica este evangelio me hizo reflexionar sobre las cosas que realmente importan, los bienes materiales no sirven de nada si no se comparten con familia, con nuestros amigos, con los más necesitados. En mi pueblo dicen qué los consejos de los abuelos son evangelios chiquitos, mi abuelo me decía si trabajas para vivir ¿por que te matas trabajando? En este evangelio Jesús es claro los bienes materiales que «poseemos» en esta vida realmente no son nuestros, somos simplemente administradores. todo absolutamente todo lo que creemos poseer realmente le pertenece a Dios. Para conocer el reino de los cielos tenemos que aprender a compartir los bienes que Dios nos da para administrar en esta vida, agradeciendo y valorando lo que realmente es importante y que han sido regalos de Dios. Preguntémonos ¿cuáles son esos regalos que Dios me ha dado y que no tienen precio y no se pueden comprar?.

3. Oración:

Señor Jesús, tu eres mi salvador, todo lo que creo poseer en esta vida viene de ti, te pertenece a ti, sin ti nada soy, abre mis ojos, abre mi entendimiento, para poder entender lo efímero de la vida y en medio de esta brevedad que es la vida cuáles son las cosas que realmente importan y me harán digno de ver tu rostro y disfrutar de tu presencia eterna.

4. Contemplación:

Se queda interiorizada en mi corazón la siguiente frase del evangelio: «Mirad: guardaos de todo clase de codicia Pues aunque uno ande sobrado, su vida ni depende de sus bienes».

5. Acción:

Me comprometo a compartir algo de lo ganado como fruto de mi trabajo con alguien necesitado, ofreciendo está acción de solidaridad al Señor como agradecimiento por todo lo que me ha dado a administrar en mi vida.

Acerca de Cristonaut@s FRP

Ver tambíen

Evangelio del día – Lectio Divina Mateo 5, 33-37

Lectio Divina Sábado 15 de Junio de 2024 Sábado X Semana Tiempo Ordinario Ernesto Izquierdo …

Deja una respuesta

× WhatsApp / Cristonautas - Clic aquí