Inicio / Lectio Divina del día - Whatsapp Cristonautas / Evangelio del día – Lectio Divinas Lucas 2, 22-40

Evangelio del día – Lectio Divinas Lucas 2, 22-40

Lectio Divina por Jesús Roel Castillo de México.

Invocación al Espíritu Santo

Espíritu Santo, inspíranos, para que pensemos santamente.
Espíritu Santo, incítanos, para que obremos santamente.
Espíritu Santo, atráenos, para que amemos las cosas santas.
Espíritu Santo, fortalécenos, para que defendamos las cosas santas.
Espíritu Santo, ayúdanos, para que no perdamos nunca las cosas santas.

Amén

Lectura: ¿Qué dice el texto? Del santo Evangelio según san Lucas 2, 22-40

Y , cuando llegó el día de su purificación, de acuerdo con la ley de Moisés, lo llevaron a Jerusalén para presentárselo al Señor, como manda la ley del Señor: Todo primogénito varón será consagrado al Señor; además ofrecieron el sacrificio que manda la ley del Señor: un par de tórtolas o dos pichones.
Había en Jerusalén un hombre llamado Simeón, hombre honrado y piadoso, que esperaba la liberación de Israel y se guiaba por el Espíritu Santo. Le había comunicado el Espíritu Santo que no moriría sin antes haber visto al Mesías del Señor. Conducido, por el mismo Espíritu, se dirigió al templo.
Cuando los padres introducían al niño Jesús para cumplir con Él lo mandado en la ley, Simeón lo tomó en brazos y bendijo a Dios diciendo:

—Ahora, Señor, según tu palabra,
puedes dejar que tu sirviente muera en paz
porque mis ojos han visto a tu salvación,
la que has dispuesto ante todos los pueblos
como luz para iluminar a los paganos
y como gloria de tu pueblo Israel.
El padre y la madre estaban admirados de lo que decía acerca del niño.
Simeón los bendijo y dijo a María, la madre:
—Mira, este niño está colocado de modo que todos en Israel o caigan o se levanten; será signo de contradicción y así se manifestarán claramente los pensamientos de todos. En cuanto a ti, una espada te atravesará el corazón.
Estaba allí la profetisa Ana, hija de Fanuel, de la tribu de Aser. Era de edad avanzada, casada en su juventud había vivido con su marido siete años, desde entonces había permanecido viuda y tenía ochenta y cuatro años. No se apartaba del templo, sirviendo noche y día con oraciones y ayunos. Se presentó en aquel momento, dando gracias a Dios y hablando del niño a cuantos esperaban la liberación de Jerusalén.
Cumplidos todos los preceptos de la ley del Señor, se volvieron a Galilea, a su ciudad de Nazaret. El niño crecía y se fortalecía, llenándose de sabiduría; y el favor de Dios lo acompañaba.

Palabra del Señor.

Meditación: ¿Qué me dice el texto?

Estás preguntas nos podrán ayudar a reflexionar lo que Dios nos quiere decir a través de su Palabra.

¿Por qué Jesús, hijo de Dios, y su madre María, concebida sin pecado, deben someterse a las prescripciones de Moisés? ¿Quizás porque María no tenía todavía conciencia de su inocencia y santidad?
Además de las palabras de Simeón, en su forma de obrar, como también en la de la profetisa Ana: ¿Hay un significado especial? Su obrar y su alegría, ¿No recuerdan quizás el estilo de los antiguos profetas?
¿Cómo explicar esta “espada que traspasa”: se trata de una herida de las conciencias ante los retos y los requerimientos de Jesús? ¿O, más bien, se trata sólo de un íntimo sufrimiento de la Virgen María?
¿Puede significar algo esta escena para los padres de hoy, para la formación religiosa de sus hijos, para el proyecto que Dios tiene sobre cada uno de sus hijos, para los miedos y angustias que los padres llevan en el corazón pensando qué sucederá cuando sean grandes sus hijos?

Una clave de lectura para aquéllos que quieran profundizar más en el tema.
Según la ley de Moisés / del Señor: es una especie de estribillo, muchas veces repetido. Lucas mezcla dos prescripciones, sin mucha distinción. La purificación de la madre era prevista por el Levítico (12,2-8) y se cumplía cuarenta días después del parto. Hasta ese momento la mujer no podía acercarse a los lugares sagrados, y la ceremonia era acompañada de una ofrenda de animales pequeños, un cordero primal y un pichón o una tórtola. Sin embargo la consagración del primogénito estaba prescrita en el Éxodo 13, 11-16: y era considerada una especie de “rescate” – también con la ofrenda de pequeños animales – en recuerdo de la acción salvífica de Dios cuando libró a los israelitas de la esclavitud de Egipto. En toda la escena los padres aparecen como en el acto de presentar / ofrecer el hijo como se hacía con las víctimas y los levitas; mientras en la figura de Simeón y Ana aparece más bien Dios que ofrece /presenta al hijo para la salvación del pueblo.
*Las figuras de Simeón y Ana: son figuras cargadas de valor simbólico. Ellos tienen la tarea del reconocimiento, que proviene tanto de la iluminación y del movimiento del Espíritu, como también de una vida llevada en la espera más intensa y confiada. En particular a Simeón se le define como el “prosdekòmenos”, a saber, uno que está todo concentrado en la espera, uno que va al encuentro para acoger. Por eso, él también aparece obediente a la ley, la del Espíritu, que lo empuja hacia el Niño, dentro del templo. También el cántico proclama manifiestamente esta su pro-existencia: ha vivido para llegar a este momento: ahora se marcha, para que otros vean también la luz y la salvación para Israel y para las gentes. A su vez Ana, con su avanzada edad (valor simbólico : 84 = 7×12: el doce es el número de las tribus; o también 84–7= 77, perfección redoblada), pero sobretodo con su modo de vivir (ayuno y oración) y con la proclamación de quien “esperaba”, completa el cuadro. Ella es guiada por el espíritu de profecía, dócil y purificada en el corazón. Además, pertenece a la tribu más pequeña, la de Aser: signo de que los pequeños y los débiles están más dispuestos a reconocer a Jesús el Salvador. Estos dos ancianos – que son como una pareja original – son símbolos del mejor judaísmo, de la Jerusalén fiel y dócil, que espera y se alegra, y que deja desde ahora en adelante brillar la nueva luz.

Una espada que traspasa: en general se interpreta como anuncio de sufrimiento para María, un drama visualizado de la Dolorosa. Pero debemos más bien entender aquí a la Madre como el símbolo de Israel: Simeón intuye el drama de su pueblo, que será profundamente herido de la Palabra viva y cortante del redentor (cfr Lc 12, 51-53). María representa el recorrido. Debe confiar pero atravesará dolores y obscuridad, luchas y silencios angustiosos. La historia del Mesías sufriente será lacerante para todos, también para la Madre: no se sigue a la nueva luz destinada al mundo entero, sin pagar el precio, sin ser provocados a tomar decisiones de riesgo, sin renacer siempre de nuevo de lo alto y en novedad. Pero estas imágenes de “la espada que traspasa,” del niño “que hará caer” y sacará a los corazones del sopor, no van separadas del gesto tan cargado de sentido de los dos ancianos: el uno, Simeón, toma entre los brazos el niño, para indicar que la fe es encuentro y abrazo, no idea o teorema: la otra, se hace anunciadora y enciende en “los que esperan” una fulgurante luz.
*La vida cotidiana, epifanía de Dios: finalmente, es interesante notar que todo el episodio da relieve a las situaciones más simples y familiares: la pareja de esposos con el niño en brazos; el anciano que goza y abraza; la anciana que reza y anuncia, los oyentes que aparecen indirectamente comprometidos. También la conclusión del pasaje escriturístico hace entrever el pueblo de Nazaret, el crecimiento del niño en un contexto normal, la impresión de un niño dotado de forma extraordinaria de sabiduría y bondad. El tema de la sabiduría entrelazada con la vida normal de crecimiento y en el contexto del pueblo, deja la historia como suspendida: ella se reabrirá precisamente con el tema de la sabiduría del muchacho entre los doctores del templo. Y es precisamente también el episodio que sigue inmediatamente (Lc 2, 41-52).

Oración: ¿Qué le respondo al señor?

Oración de Píldoras de fe.
Amado Jesús, gracias por tu amor y tu paz que en este momento de oración estoy recibiendo. Quiero solicitarte hoy tu ayuda poderosa para librarme de las trampas de aquellos que quieren verme caer. Ven y actúa con toda tu protección y que tu gracia me abrigue y me conforte en medio de esta prueba. Quiero vivir para Ti, amarte y abrirme a nuevas experiencias de amor que me regalas a diario. Te pido por todos aquellos que están alejados de tu Palabra para que también puedan conocer todas tus bondades. Ayúdame a vivir comprometido con el bien y hacer lo que Tú quieres que haga. Amén!

Contemplación: ¿Cómo interiorizo la Palabra de Dios?

Para este momento de la contemplación utilizaremos la siguiente frase del Evangelio:
<<Ahora, Señor, según tu palabra,
puedes dejar que tu sirviente muera en paz
porque mis ojos han visto a tu salvación.>>

Ya somos personas que hemos visto la gloria del Señor y sabemos que Él es la salvación.

Acción: ¿A qué me comprometo?

Para el momento de la acción sería bueno hacer lo que hicieron María y José con el niño, solo que nosotros lo haremos con nuestros problemas presentémoslos al señor a través de la Eucaristía y ofrezcámosle nuestros triunfos. De igual forma pidámosle por la conversión del mundo y sobre todo pedir por todos los niños no nacidos que son abortados y no llegan a conocer el don de la vida.

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Acerca de Jesús Roel Carrillo Aké

Ver tambíen

Evangelio del día – Lectio Divina Mateo 6, 7-15

Lectio Divina por María Laura Sánchez de Argentina Jueves XI Semana Tiempo Ordinario Ciclo B …

0 0 Votos
Article Rating
Subscribe
Notify of
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Nos gustarían tus opiniones, por favor comenta.x
()
x
× WhatsApp / Cristonaut@s - Clic aquí