Evangelio del día – Lectio Divina Mateo 12, 14-21

Lectio Divina 
Por Alfredo De La Columbié, Cuba 🇨🇺 / E.U.A. 🇺🇸✍🏻

Invocación al espíritu Santo

Ven Señor Espíritu Santo e inunda nuestra mente y nuestro corazón para que preparándome a recibir tu palabra pueda ser fiel discípulo de aquel que es el Camino, la verdad y la vida. Amén

Lectura del Santo Evangelio según San Mateo. 12, 14-21

En aquel tiempo, al salir de la sinagoga, los fariseos planearon el modo de acabar con Jesús.
Pero Jesús se enteró, se marchó de allí y muchos lo siguieron.
Él los curó a todos, mandándoles que no lo descubrieran.
Así se cumplió lo dicho por medio del profeta Isaías:
«Mirad a mi siervo, mi elegido,
mi amado, en quien me complazco.
Sobre él pondré mi espíritu
para que anuncie el derecho a las naciones.
No porfiará, no gritará, nadie escuchará su voz por las calles.
La caña cascada no la quebrará,
la mecha vacilante no la apagará,
hasta llevar el derecho a la victoria;
en su nombre esperarán las naciones»

1-Lectura ¿Qué dice el texto?

Lee por segunda vez el texto y fíjate que en este evangelio en Jesús como actúa como siervo de Dios que es.
Jesús los sana a todos.

2- Meditación ¿Qué me dice el texto?

Jesús se aleja del lugar por el complot de los fariseos contra Él. Nos dice el evangelio que mucha gente lo siguió. No sabemos la intención con que la gente busca a Jesús, si es por los milagros que perseguían o porque verdaderamente creían en Él. Lo que si nos queda claro es que los sana a todos. Jesús siempre sana no solo lo físico, sino que restaura la vida.
Otro elemento a tener en cuenta de este pasaje es que Jesús es el Siervo de Dios, en quien el Señor tiene puesta su predilección. Resultan interesantes las características que anuencia el profeta Isaías del Siervo de Dios. Anuncia la justicia y la hace triunfar. Para ello, no quiebra la caña doblada y no apaga la mecha humeante. Entonces en su Nombre ponen las naciones su esperanza. También nosotros estamos llamados a ser imagen de Jesús, el Siervo de Dios, no con una justicia que responde a nuestros intereses sino con la verdadera justicia que, más que nuestros intereses, pone en alto el Santo Nombre de Dios.
¿Vivo yo como cristiano la justicia al estilo de Dios?

3-Oración ¿Qué le digo a Dios?

Se sincero con el Señor y convérsale en la oración lo que este texto te inspira.
Al final termina con esta oración de San Ignacio de Loyola.
Toma, Señor, y recibe toda mi libertad, mi memoria, mi entendimiento y toda mi voluntad; todo mi haber y mi poseer. Tú me lo diste, a Ti, Señor, lo retorno. Todo es Tuyo: dispone de ello según Tu Voluntad. Dame Tu Amor y Gracia, que éstas me bastan. Amén

4- Contemplación. Interiorizo lo orado.

¿Con qué característica de Jesús como Siervo de Dios me identifico?

5- Acción ¿A qué me compromete lo leído y orado?

Busco dentro de mi entorno social o cristiano alguna acción en la que ponga por obra los efectos de la oración en mi vida.
Puede ser visitar a un enfermo que sé que nadie lo visita.
Aconsejar, a partir del Evangelio, a un amigo o conocido que sé le va a ayudar para su crecimiento espiritual y de fe.
Comprometerme con un proyecto social o comunitario en el que sé que mi ayuda o labor beneficiara a personas social o espiritualmente vulnerables.

Acerca de Cristonaut@s FRP

Ver tambíen

Evangelio del día – Lectio Divina Juan 21, 20-25

Lectio Divina Sábado 18 de mayo 2024 Sábado VII Semana de Pascua Desde El Salvador, …

Deja una respuesta

× WhatsApp / Cristonautas - Clic aquí