Evangelio del día – Lectio Divina Mateo 7, 6.12-14

LECTIO DIVINA
MARTES 25 DE JUNIO
MARTES XII SEMANA TIEMPO ORDINARIO
Jorge Orellana desde Guatemala ✍🏻🇬🇹

INVOCACION AL ESPÍRITU SANTO

Oh Espíritu Santo,
Amor del Padre, y del Hijo,
Inspírame siempre
lo que debo pensar,
lo que debo decir,
cómo debo decirlo,
lo que debo callar,
cómo debo actuar,
lo que debo hacer,
para gloria de Dios,
bien de las almas
y mi propia Santificación.

Espíritu Santo,
Dame agudeza para entender,
capacidad para retener,
método y facultad para aprender,
sutileza para interpretar,
gracia y eficacia para hablar.

Dame acierto al empezar
dirección al progresar
y perfección al acabar.
Amén.

Lectura Santo Evangelio Según San Mateo 7, 6.12-14

«No deis a los perros lo que es santo, ni echéis vuestras perlas delante de los puercos, no sea que las pisoteen con sus patas, y después, volviéndose, os despedacen.
«Por tanto, todo cuanto queráis que os hagan los hombres, hacédselo también vosotros a ellos; porque ésta es la Ley y los Profetas.
«Entrad por la entrada estrecha; porque ancha es la entrada y espacioso el camino que lleva a la perdición, y son muchos los que entran por ella;
más ¡qué estrecha la entrada y qué angosto el camino que lleva a la Vida!; y poco son los que lo encuentran.

QUE DICE EL TEXTO:

El evangelio de hoy nos invita a tener prudencia al ofrecer las cosas de valor. En sus relaciones con los demás, Jesús pone en guardia ante algunas actitudes peligrosas. Jesús nos dice: “No deis a los perros lo que es santo, ni echéis vuestras perlas delante de los puercos, no sea que las pisoteen con sus patas, y después, volviéndose, os despedacen”
• A primera vista, este “dicho” de Jesús parece extraño a la sensibilidad del lector. Puede presentarse como un verdadero enigma. En verdad se trata de una manera de decir, de un lenguaje de la época que requiere ser interpretado. En tiempo de Jesús, como en la cultura antigua, los perros no eran muy apreciados porque se consideraban semisalvajes y callejeros. Veamos ahora al aspecto positivo y lo que nos quiere enseñar con estas palabras Jesús: no profanar las cosas santas es, a fin de cuentas, una invitación a usar la prudencia y el discernimiento. En el AT las cosas santas son la carne para el sacrificio. También la prohibición de echar las perlas a los puercos resulta incomprensible. Para los hebreos, los cerdos son animales impuros, como la esencia de la repugnancia. Por el contrario, las perlas son lo más precioso que puede haber. La advertencia de Jesús se refiere a aquel que sacia a los perros callejeros con la carne consagrada y destinada al sacrificio. Tal comportamiento resulta malvado y con frecuencia imprudente, pues normalmente a los perros no se les daba de comer y, movidos por su hambre insaciable, podían retroceder y asaltar a sus “bienhechores”.
En el evangelio de Mateo, la perla es imagen del reino de Dios. La interpretación que hace el evangelista al poner esta advertencia de Jesús, es principalmente teológica.
El camino a seguir. Al final del discurso Mateo pone, entre otras cuestiones, una exhortación conclusiva de Jesús, que invita a hacer una elección decisiva para entrar en el reino de los cielos: la puerta estrecha. La palabra de Jesús no es sólo algo que hay que comprender e interpretar, sino que sobre todo ha de formar parte de la vida. Ahora bien, para entrar en el reino de los cielos es necesario seguir un camino y entrar en la plenitud de la vida atravesando una “puerta”.
•El camino representado en las dos puertas conduce a metas diversas. Una significación coherente de las advertencias de Jesús sería que a la puerta ancha se une el camino ancho que conduce a la perdición, es decir, recorrer un camino ancho siempre es agradable, pero esto no se dice en nuestro texto. Más bien parece que Mateo coincide con el concepto judío de “camino”: se encuentran dos caminos que se contraponen, el de la muerte y el de la vida. Saber elegir entre dos modos diversos de vida es decisivo para entrar en el reino de los cielos. El que elije la vía estrecha, la de la vida, debe saber que está llena de aflicciones; al decir estrecha indica que en el sufrimiento se encuentra la prueba de la fe.

QUE ME DICE EL TEXTO:

Para meditar que me dice Jesús en el texto me hago algunas preguntas.

¿Cuáles son mis perlas o sea lo más preciado?
¿Qué hago con esas perlas, a qué dedico mis mejores talentos, mi tiempo etc.?
¿Estoy consciente que para entrar al reino de los cielos la puerta se me hace más angosta y para la muerte eterna se me presenta más ancha o sea los placeres de la carne son mayores en mi vivir?

QUE LE RESPONDO AL SEÑOR:

Señor te doy gracias por iluminar mi vida con tu palabra y hacerme ver qué grande es tu misericordia que siempre me permites enderezar mi camino hacia ti. Te pido perdón por las tantas veces que te he fallado dando lo más hermoso, mis perlas a otras cosas que no me dan vida eterna. Amén.

CONTEMPLACIÓN:

Señor quiero darte a ti mis más preciadas perlas…!!!

ACCION:

Hoy podemos comprometernos a dedicar los más preciado que tenemos o sea la vida, el tiempo, a orar y a visitar a aquellas personas que necesitan del consuelo y de apoyo nuestro.
Padre Nuestro………

Acerca de Ramón Pané

Ver tambíen

Evangelio del día – Lectio Divina Mateo 10, 24-33

Lectio Divina Sábado 13 de julio de 2024 Viernes XIV Semana Tiempo Ordinario Ciclo B …

Deja una respuesta

× WhatsApp / Cristonautas - Clic aquí