Evangelio del día – Lectio Divina San Lucas 7, 1-10

LECTIO DIVINA
LUNES, 18 DE SEPTIEMBRE DE 2023
Lunes XXIV Semana Tiempo Odrinario
Hugo Ramírez de Argentina ✍🏻🇦🇷

INVOCACIÓN AL ESPÍRITU SANTO

Ven Espíritu de Dios,
Que te nos presentas todos los días en cada amanecer para recordarnos que nos visitara el sol que nace de lo alto que eres Tú.
Que despiertas en nosotros el deseo de buscarte
Que nos recuerdas el valor que tenemos
Que nos regalas la dignidad de ser hijos de Dios
Que nos enseñas a mirar más allá de las apariencias
Y nos dejas reconocer lo que hay en el corazón de cada hermano.
Amén.

1-LECTURA- ‘¿Qué dice el texto?
Lectura del santo Evangelio según san Lucas 7, 1-10

Cuando terminó de enseñar al pueblo con estas palabras, Jesús entró en Cafarnaúm. Había allí un capitán que tenía un sirviente muy enfermo al que quería mucho, y que estaba a punto de morir. Habiendo oído hablar de Jesús, le envió algunos judíos importantes para rogarle que viniera y salvara a su siervo. Llegaron donde Jesús y le rogaron insistentemente, diciéndole: «Este hombre se merece que le hagas este favor, pues ama a nuestro pueblo y nos ha construido una sinagoga.» Jesús se puso en camino con ellos. No estaban ya lejos de la casa cuando el capitán envió a unos amigos para que le dijeran: «Señor, no te molestes, pues ¿quién soy yo, para que entres bajo mi techo? Por eso ni siquiera me atreví a ir personalmente donde ti. Basta que tú digas una palabra y mi sirviente se sanará. Yo mismo, a pesar de que soy un subalterno, tengo soldados a mis órdenes, y cuando le ordeno a uno: «Vete», va; y si le digo a otro: «Ven», viene; y si digo a mi sirviente: «Haz esto», lo hace.» Al oír estas palabras, Jesús quedó admirado, y volviéndose hacia la gente que lo seguía, dijo: «Les aseguro, que ni siquiera en Israel he hallado una fe tan grande.» Y cuando los enviados regresaron a casa, encontraron al sirviente totalmente restablecido.
PALABRA DEL SEÑOR.

Este evangelio nos presenta la figura del Centurión un hombre rudo preparado para momentos de violencia. Sin embargo aquí lo vemos totalmente humanizado y humanizaste conmovido por la salud de su siervo que está a punto de morir y preocupado y comprometido con su causa, cosa que no era normal que se hiciera esto por un esclavo como eran considerados los siervos. A pesar de ello se pone en marcha para poder presentárselo a Jesús y que él lo salve y terminando dignificado el mismo y su sirvo.

2. MEDITACIÓN

El evangelio de Lucas fue escrito 70 años después de la existencia de Jesús. Lucas Posiblemente no conoció a Jesús, pero escuchó y se encontró con Pedro y Marcos que predicaban entre los cristianos de Roma. Lucas era un médico sirio que se convirtió a la fe cristiana cuando los primeros Misioneros salieron de las comunidades de Jerusalén y de Cesárea para llevar el evangelio Más allá de las fronteras. Se dice que Lucas como Marcos y Mateo tenían escritos de testimonios de los primeros discípulos de Jesús que habían recogido durante sus viajes sobre todo de la infancia de Jesús. Lucas veía en el evangelio la fuerza que reconcilia a los hombres con Dios y a los hombres entre Sí por eso se preocupó de transmitir las palabras parábolas de la Misericordia.
Algunos puntos para tener en cuenta:
Cafarnaúm era una ciudad muy importante, testigo de muchos milagros de Jesús y que permitía a Jesús por su ubicación recorrer otros pueblos.
Este capital que nos dice el evangelio era un Centurión, soldado de Roma con alto rango en la milicia, muy respetado y temido por todos. Encargado de 100 hombres y algunos esclavos que tenían a su servicio como este siervo que leemos también en este pasaje.
Este centurión al ser Romano no creía en un solo dios sino en varios, pero lo que Jesús va a resaltar en él no es la adherencia a el seguimiento de un dios sino su fe grandiosa.
Podemos resaltar también el cariño que tenía este capitán por su siervo, más allá del vínculo que tenían, quedémonos con el amor de los nuestros que muchas veces nos salvan. Pensemos particularmente en las madres que muchas veces son las intermediarias ante Dios por nuestra vida. El amor de los nuestros que nos salva.
Al meditar este evangelio puede despertar en nosotros muchas interpretaciones ya que Dios se manifiesta según nuestras necesidades para hablarnos al corazón.
Puede invitarnos a ubicarnos en la figura de este soldado, rudo, temido y respetado por todos, entrenados para usar la fuerza y la violencia para dominar cualquier problema que surgiera en el lugar. Un hombre con creencias múltiples, pagano, pero también con la capacidad de todo ser humano, el poder ser sensible, compadecido de la salud de su sirvo. Con capacidad para querer.
Podemos también ubicarnos en la figura del sirvo, totalmente a disposición de este Centurión, quizás por obligación o por no tener otra posibilidad de sobrevivir.
También podemos ser este grupo de amigos que es enviado por este centurión. Ser como mensajeros de los que no pueden demostrar sentimientos que les cuesta mostrarse mas humanos.

3. ORACIÓN

Señor Jesús dame la fuerza para poder tener la fe del Centurión, que pueda dejar de lado mi pasado y estar atento a las necesidades de los que sufren, que mi fe eleve y salve la vida de los demás.

4. CONTEMPLACIÓN

«Señor, no te molestes, pues ¿quién soy yo, para que entres bajo mi techo?
Quedémonos un momento repitiendo esta pregunta para recordarnos la dignidad que heredamos por ser hijos de Dios.

5. ACCIÓN

En nuestra vida podemos reconocer a distintas personas que nos han salvado gracias a su fe a sus oraciones. Esta sería una linda oportunidad para hace un gesto de agradecimiento. Podríamos tomarnos un momento y comunicarnos por el medio que sea y agradecer a todos los que de algún modo han sostenido mi fe y me han salvado.

Acerca de Ramón Pané

Ver tambíen

Evangelio del día – Lectio Divina Juan 3, 31-36

Lectio Divina Jueves, 11 de abril de 2024 II Semana de Pascua Hugo Ramírez de …

Deja una respuesta

× WhatsApp / Cristonautas - Clic aquí