Evangelio del día – Lectio Divina San Marcos 12,18-27

LECTIO DIVINA
Miércoles, 7 de Junio de 2023
Miércoles IX Semana Tiempo Ordinario
Franklin Conil de Venezuela 
✍🏻🇻🇪 

INVOCACIÓN AL ESPÍRITU SANTO

Espíritu de la verdad, ven en nuestra ayuda, ábrenos el entendimiento y condúcenos a la verdad completa. Te pedimos, que con tu luz, nos convenzas del pecado y nos libres del error; defiendenos de las acechanzas del enemigo que pretende confundir nuestra razón. Amén.

LECTURA:
Lectura del santo Evangelio según san Marcos 12,18-27

En aquel tiempo, se acercaron a Jesús unos saduceos, de los que dicen que no hay resurrección, y le preguntaron: «Maestro, Moisés nos dejó escrito: «Si a uno se le muere su hermano, dejando mujer, pero no hijos, cásese con la viuda y dé descendencia a su hermano.» Pues bien, había siete hermanos: el primero se casó y murió sin hijos; el segundo se casó con la viuda y murió también sin hijos; lo mismo el tercero; y ninguno de los siete dejó hijos. Por último murió la mujer. Cuando llegue la resurrección y vuelvan a la vida, ¿de cuál de ellos será mujer? Porque los siete han estado casados con ella.»
Jesús les respondió: «Estáis equivocados, porque no entendéis la Escritura ni el poder de Dios. Cuando resuciten, ni los hombres ni las mujeres se casarán; serán como ángeles del cielo. Y a propósito de que los muertos resucitan, ¿no habéis leído en el libro de Moisés, en el episodio de la zarza, lo que le dijo Dios: «Yo soy el Dios de Abrahán, el Dios de Isaac, el Dios de Jacob»? No es Dios de muertos, sino de vivos. Estáis muy equivocados.»
Palabra del Señor.

El Evangelio de hoy nos presenta un pasaje muy interesante. Los Saduceos cuestionan a Jesús sobre una verdad fundamental de la fe judía. Se trata nada más y nada más menos que de la fe en la resurrección de los muertos.

Para eso utilizan como argumento la Ley del Levirato.

Al responder, Jesús revela algunos aspectos interesantes de la vida futura, estos son: en el cielo, cuando los muertos resuciten no se casarán pues serán como ángeles y Dios es un Dios de vivos y no de muertos. Para esto se vale del pasaje bíblico de la zarza ardiente.

MEDITACIÓN:

Jesús dialoga con los Saduceos sobre la verdad fundamental de nuestra fe, la resurrección de los muertos, de los cuales Jesús es la primicia.

También nosotros, como señala san Pedro, debemos estar preparados para dar razón de nuestra esperanza (1Pe 3, 15).

En este sentido, cobra actualidad la frase de San Agustín: «Cree para entender y entiende para creer». La fe necesita ser comprendida y el estudio y comprensión de nuestra fe la fortalecen.

Por esa razón es necesario la formación intelectual y la experiencia espiritual.

Debemos estar preparados para dar razón de nuestra esperanza a quien nos la pida, así «no seremos ya niños a los que mueve cualquier oleaje o viento de doctrina o cualquier invento de personas astutas, expertas en el arte de engañar» (Ef 4, 14).

En un mundo tan plural caracterizado por el relativismo debemos estar atentos a los engaños del enemigo y siempre prestos a enseñar la verdad, pues la verdad es la única que puede vencer el error.

Jesús le dice a los Saduceos: «Están muy equivocados».

Una de las obras de misericordia es corregir al que se equivoca.

ORACIÓN:

Como oración te invito a recitar y orar con el artículo del credo: «CREO EN LA RESURRECCIÓN DE LOS MUERTOS», pidiéndole al Espíritu Santo que te abra el entendimiento, te libre del error y fortalezca tu fe.

Ora por aquellos que han sido engañados y defienden el error como si fuera la verdad.

CONTEMPLACIÓN:

«Dios no es Dios de muertos, sino de vivos».

ACCIÓN:

Como un acto concreto será muy saludable que leas el artículo del Credo sobre la resurrección de los muertos que aparece en el Catecismo de la Iglesia Católica.

Acerca de Ramón Pané

Ver tambíen

Evangelio del día – Lectio Divina Lucas 2, 41-51

Lectio Divina Sábado 8 de junio 2024 Sábado IX Semana Tiempo Ordinario Inmaculado Corazón de …

Deja una respuesta

× WhatsApp / Cristonautas - Clic aquí