Evangelio del día – Lectio Divina San Mateo 14, 13-21

Lectio Divina
Lunes 7 de agosto de 2023
Lunes XVIII Semana Tiempo Ordinario
Nicolas Reynoso de Argentina ✍🏻🇦🇷

Invocamos al Espíritu Santo

Ven, Espíritu Santo,
llena los corazones de tus fieles,
y enciende en ellos el fuego de tu amor.

Envía tu Espíritu Creador
y renueva la faz de la tierra

Oh Dios,
que has iluminado los corazones de tus hijos
con la luz del Espíritu Santo;
haznos dóciles a sus inspiraciones
para gustar siempre el bien
y gozar de su consuelo.

Por Cristo nuestro Señor.

Amén.

Evangelio según San Mateo Mateo 14, 13-21

En aquel tiempo, al enterarse Jesús de la muerte de Juan el Bautista, subió a una barca y se dirigió a un lugar apartado y solitario. Al saberlo la gente, lo siguió por tierra desde los pueblos. Cuando Jesús desembarcó, vio aquella muchedumbre, se compadeció de ella y curó a los enfermos.

Como ya se hacía tarde, se acercaron sus discípulos a decirle: «Estamos en despoblado y empieza a oscurecer. Despide a la gente para que vayan a los caseríos y compren algo de comer». Pero Jesús les replicó: «No hace falta que vayan. Denles ustedes de comer». Ellos le contestaron: «No tenemos aquí más que cinco panes y dos pescados». Él les dijo: «Tráiganmelos».

Luego mandó que la gente se sentara sobre el pasto. Tomó los cinco panes y los dos pescados, y mirando al cielo, pronunció una bendición, partió los panes y se los dio a los discípulos para que los distribuyeran a la gente. Todos comieron hasta saciarse y con los pedazos que habían sobrado, se llenaron doce canastos. Los que comieron eran unos cinco mil hombres, sin contar a las mujeres y a los niños.

Lectura. ¿Qué dice el texto?
Vuelve a leer detenidamente el texto.

• ¿Qué personajes participan?
• ¿Hay algunos signos comunes entre este pasaje y la última cena?
• Presta atención a los gestos de Jesús. ¿Cuáles te llamaron más la atención?

Al enterarse Jesús de la muerte de Juan el Bautista, se subió a una barca y se apartó. La gente al saberlo lo siguieron por tierra. Cuando Jesús desembarco él se compadece de ellos y curo a los enfermos.
Los Discípulos le dijeron a Jesús que ya se hacia tarde y que enviara a la gente a sus pueblos para que fueran a comprar comida. Jesús le respondió “no hace falta que se vayan. Denles ustedes de comer”. Ellos le Contestaron: “No tenemos más que cinco panes y 2 pescados” Jesús les Respondió: “Tráiganmelos”.
Mando que la gente se sentara en el pasto. Tomo los cinco panes y los dos pescados y mirando al cielo, pronuncio la bendición y se los dio a los discípulos apara que lo distribuyera comieron todos hasta saciarse y con lo que sobro se llenó doce canastos (cifra que recuerda a los 12 apóstoles y las 12 tribus de Israel). Comieron 5000 mil personas sin contar mujeres y niños.

Meditación. ¿Qué nos dice Dios en el texto?

Recordemos que Jesús tenía una doble naturaleza, divina y humana.

Si bien el pasaje no lo menciona, muy probablemente a Jesús le haya afectado la muerte de su primo Juan que fue el precursor a su llegada, a lo que decidió Apartarse.
Sin embargo, Cristo se compadece de ese Pueblo herido, El padece con ellos el sufrimiento. Por eso a pesar de la tristeza que le habría generado la noticia de la muerte de Juan el Bautista, Jesús se bajo de la barca y empezó a curar a los Enfermos. El compartió sus dones, su tiempo y su palabra, dejando de lado todo ese malestar, que como hombre podría haber sentido.
Por otro lado, Jesús nos enseña a multiplicar siendo generosos.
Al igual que como los discípulos pensaron que con los cinco panes y dos pescados era suficiente para ellos, pero no para los cinco mil que estaban allí. Nosotros como iglesia también pensamos que no tenemos lo suficiente para compartir, que no tenemos tiempo para sumarnos a grupos de voluntarios porque nos falta tiempo o estamos muy cansados o simplemente no tenemos ánimo.
Pero nos olvidamos de que tememos mucho para compartir, como nuestras palabras, nuestros talentos, nuestras habilidades y sobre todo nuestro tiempo.
El Señor es capaz de multiplicar todo esto si los ponemos en sus manos.

Oración, ¿Qué le decimos a Dios?

Señor Jesucristo te pedimos que envíes al Espíritu Santo para que renueve nuestros corazones y poder hacer tu voluntad.
Señor también te pedimos por las vocaciones sacerdotales que son indispensables para alimentar el corazón de tu pueblo.
Señor, te pedimos tener un corazón generoso que se compadezca de ese pueblo que esta sufriendo.
Santa Virgen María, por favor se nuestra guía y ejemplo para que cada día.

Contemplación. ¿Cómo interiorizamos la Palabra de Dios?

“No hace falta que vayan. Denles ustedes de comer»

Acción, ¿A qué me comprometo con Dios?

Me comprometo a rezar un rosario y disponer el corazón para escuchar lo que el Señor tenga para que decirme.
Me comprometo a estar predispuesto a servir en una nueva activad de mi comunidad o grupo parroquial.

Acerca de Ramón Pané

Ver tambíen

Evangelio del día – Lectio Divina Marcos 9, 30 -37

🔺Breve ejercicio de Lectio divina para Cristonautas del Martes 21 de mayo 2024 Martes VII …

Deja una respuesta

× WhatsApp / Cristonautas - Clic aquí