Inicio / Lectio Divina del día - Whatsapp Cristonautas / Evangelio del día – Lectio Divinas Mateo 5, 43-48

Evangelio del día – Lectio Divinas Mateo 5, 43-48

Lectio Divina por Bricela Olmedo de México

Invocación al Espíritu Santo

Espíritu de Amor, te ruego me llenes del don de Sabiduría, para que saboree cada día más con qué infinito Amor soy amado, y así aumente mi caridad a Dios y al prójimo; actuando siempre movido por ella.

Lectura ¿Qué dice el texto?
Del santo evangelio según San Mateo (5,43-48):

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
«Habéis oído que se dijo: “Amarás a tu prójimo’ y aborrecerás a tu enemigo”.
Pero yo os digo: amad a vuestros enemigos y rezad por los que os persiguen, para que seáis hijos de vuestro Padre celestial, que hace salir su sol sobre malos y buenos, y manda la lluvia a justos e injustos.
Porque, si amáis a los que os aman, ¿qué premio tendréis? ¿No hacen lo mismo también los publicanos? Y, si saludáis sólo a vuestros hermanos, ¿qué hacéis de extraordinario? ¿No hacen lo mismo también los gentiles? Por tanto, sed perfectos, como vuestro Padre celestial es perfecto».

Meditación ¿Qué nos dice el texto?
“…amad a vuestros enemigos y rezad por los que os persiguen, para que seáis hijos de vuestro Padre celestial, que hace salir su sol sobre malos y buenos, y manda la lluvia a justos e injustos.
Porque, si amáis a los que os aman, ¿qué premio tendréis?”

Oración ¿Que le decimos a Dios?

Padre;
Perdón por mis pecados.
Me acerco a ti con absoluta confianza porque sé que tú prefieres la penitencia a la muerte del pecador.
A ti no te gusta ni la venganza ni el rencor, tu corazón es compasivo y misericordioso, y sé que sólo estás esperando a que tenga la humildad de reconocer mi pecado, arrepentirme y pedir perdón para desbordar la abundancia de tu misericordia.
Padre, perdóname, quiero recibir el abrazo eterno.
Tu enseñanza es muy clara: para ser perdonados y poder entrar en el Reino de los cielos debemos tener un Corazón como el tuyo.

Contemplación ¿Cómo interiorizamos la Palabra de Dios?

Las palabras de Jesús en este texto son amor y tolerancia y hacia quien nos hiere y nos hace daño. De acuerdo con estas palabras, nosotros, debemos responder poniéndolos en oración delante de Dios. Él está con nosotros en el amor, en los dolores y en las enemistades de nuestras vidas. Si nosotros nos amamos unos a otros, Dios vive en nosotros y su amor es perfecto en nosotros.

Cuando perdonamos a quien nos hizo daño dejamos de guardar resentimiento y no queremos una compensación o una revancha por el daño o por la pérdida que sufrimos. No poder perdonar nos genera sentimientos negativos como la rabia, el rencor y el odio. En ocasiones decimos “te perdono” pero esperamos la revancha. Sin embargo, perdonar es un proceso largo que nos regala libertad en donde tenemos que conectar nuestra mente, espíritu y acción.
El mandato “sean perfectos” significa ser misericordioso y compasivo. Por nuestra lectura de otros pasajes del Evangelio, sabemos que esta es una gracia de Dios. La realización en Jesucristo no es lograda sólo a través de nuestros propios esfuerzos. Sucede cuando nosotros nos abrimos a la acción de Jesús en nuestras vidas, y tratamos de modelar y darle forma a nuestra vida en la suya. Si nos ponemos de frente, el ideal de ser hombres y mujeres para otros, nuestras vidas llegarán a ser completas.

Acción ¿A qué me comprometo con Dios?

Me comprometo a reflexionar en cómo Jesús mismo modeló este amor. ¿Quiero yo vivir y amar como él?
Quiero durante este tiempo de cuaresma orar por quienes me han ofendido y pedir por quienes ofendí con o sin intención.

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Acerca de Bricela Olmedo Avendaño

Ver tambíen

Evangelio del día – Lectio Divina Mateo 6, 24-34

Lectio Divina por Mario Jerónimo de Guatemala Sábado XI Semana Tiempo Ordinario Ciclo B Invocación …

0 0 Votos
Article Rating
Subscribe
Notify of
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Nos gustarían tus opiniones, por favor comenta.x
()
x
× WhatsApp / Cristonaut@s - Clic aquí