Inicio / Lectio Divina del día - Whatsapp Cristonautas / Lectio Divina del día – WhatsApp Juan 3, 7b-15

Lectio Divina del día – WhatsApp Juan 3, 7b-15

Lectio Divina por Gregory Cherisme de Haití

Nadie subió al cielo excepto el que descendió del cielo, el Hijo del hombre”

Invocamos al Espíritu Santo Espíritu del Señor Ven dame tu aliento de vida Porque en mí todo está triste, todo está muerto. A veces me quedo sin aliento No se a donde ir No sé qué hacer, No puedo rezarte.

Evangelio según San Juan 3, 7b-15

En ese momento, Jesús le dijo a Nicodemo: “Debes haber nacido de lo alto. El viento sopla donde quiere: escuchas su voz, pero no sabes de dónde es ni a dónde va. Así es para aquellos que nacen del aliento del Espíritu. Nicodemo continuó: “¿Cómo se puede hacer esto? Jesús respondió: “¿Eres un maestro que enseña a Israel y no sabes estas cosas?” Amén, amén, les digo: estamos hablando de lo que sabemos, estamos dando testimonio de lo que hemos visto, y ustedes no conocen nuestro testimonio. Si no crees cuando te hablo de las cosas de la tierra, ¿cómo vas a creer cuando te hablo de las cosas del cielo? Porque nadie ha subido al cielo, excepto el que bajó del cielo, el Hijo del hombre. Así como Moisés levantó la serpiente de bronce en el desierto, así el Hijo del Hombre debe ser levantado, para que él sea cualquier hombre que crea que es vida eterna. “

Lectura, ¿Qué dice el texto?

“Tienes que nacer desde arriba. El viento sopla donde quiere: escuchas su voz, pero no sabes de dónde viene ni a dónde va. “En este pasaje, Cristo evoca nada menos que la experiencia de la fe. Es porque de repente nuestra mente se abre a Dios que podemos escuchar esta presencia sin comprenderla. Por lo tanto, Jesús evoca esta necesidad previa de fe para poder ponernos en la presencia de Dios y tener conocimiento de ello. Renacer desde arriba, abrirse a Dios, es primero aceptar que nuestra inteligencia no puede acercarse a nosotros, luego realizar un acto de fe. Y luego viene la experiencia de Dios. Tenemos que creer para ver.

 Meditación, ¿Qué nos dice Dios en el texto?

¿Cómo se puede hacer esto? “

La respuesta de Nicodemo es particularmente reveladora porque es lo opuesto a la respuesta de María. Mientras que uno simboliza la incredulidad y la falta de confianza, la Virgen es fe. De hecho, ella no respondió “¿cómo se puede hacer esto?”Pero” ¿cómo se va a hacer? Una respuesta que ya proyectaba lo que se le había anunciado como una certeza por venir. Cuál es la diferencia? María cree primero antes de tratar de entender, mientras que Nicodemo quiere entender para dar su fe. Ni las palabras de Jesús ni su testimonio son suficientes para él porque no desea recibir, sino saber.

Ahora, Jesús no espera que transmitamos conocimientos o habilidades en la oración, sino que contamos la experiencia de su presencia. ¡Cómo nos gustaría saber, dominar! Es mucho más fácil hablar de un hecho. Pero Dios no es un hecho, ni una disciplina. Él es quien es. Debemos aceptar recibirlo humildemente, debemos aprender a ser pasivos en el buen sentido del término y no proactivos en nuestra búsqueda de Dios, para que nos revele su rostro. Es decir, contemplar, escuchar, ver en oración y no buscar febrilmente respuestas. “Así como Moisés crió a la serpiente de bronce en el desierto, así debe ser levantado el Hijo del hombre, para que en él todo hombre que cree pueda tener vida eterna. “Jesús repite un episodio de la Torá que se remonta a Éxodo. Los hebreos habían sucumbido a la duda en medio del desierto, y habían perdido la confianza, lamentaron haber salido de Egipto y criticaron a Moisés. Luego fueron atacados por serpientes, cuya picadura enfermó gravemente a los afectados. Cuando Moisés invocó a Dios a pedido de su curación, Dios le ordenó que pusiera una serpiente en un palo para que todos los que habían sido mordidos fueran sanados al mirarlo. Jesús invocando este episodio presagia el misterio de la cruz redentora y el misterio de la Encarnación.

 Oración, ¿Qué le decimos a Dios?

Señor, que nosotros, a diferencia de Nicodemo, creamos de inmediato y confiemos en ti. Ayúdanos a seguirte antes de buscar conocer, para tener pruebas, porque no hay otra manera de conocer a Dios que la fe. Enséñanos, Señor, a mantener la calma frente a ti, sin buscar pistas intelectuales o milagros sobrenaturales. Oh Señor, solo enséñanos a mirarte y a ser mirado por ti para que nosotros también podamos testificar.

 Contemplación, ¿Cómo interiorizamos la Palabra de Dios?

Señor, sálvame de mi falta de fe, hazme saber cuánto necesito tu gracia

Acción, ¿A qué me comprometo con Dios?

Esta mañana, estoy tomando un acto de fe en un área de mi vida en la que he perdido la confianza y trato de pensar en ello durante el día. Esta tarde, haré un acto de humildad en un área de mi fe que me está costando o por la cual dudo, reconociendo ante Dios mi dificultad y pidiendo Su gracia para ayudarme.

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Acerca de Ramón Pané

Ver tambíen

Evangelio del día – Lectio Divina Mateo 5, 20-26

Lectio Divina por Karen Ureña de República Dominicana Jueves X Semana Tiempo Ordinario Ciclo B …

0 0 Votos
Article Rating
Subscribe
Notify of
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Nos gustarían tus opiniones, por favor comenta.x
()
x
× WhatsApp / Cristonaut@s - Clic aquí