Inicio / Lectio Divina del día - Whatsapp Cristonautas / Lectio Divina del día – Whatsapp Marcos 2, 1-12

Lectio Divina del día – Whatsapp Marcos 2, 1-12

Lectio Divina por Padre Antonio Arocha de Venezuela

«Levantate, toma tu camilla y anda»

👼🏻 Invocamos al Espíritu Santo

“Oh, Espíritu Santo, Amado de mi alma…
Dime lo que tengo que hacer…dame tus órdenes. Te prometo sujetarme a todo lo que Tú desees de mí y te prometo aceptar todo lo que Tú permitas que me suceda. Hazme saber Tú voluntad. Amén”.

📖 Evangelio según Marcos 2, 1-12

Entró de nuevo en Cafarnaúm; al poco tiempo había corrido la voz de que estaba en casa. Se agolparon tantos que ni siquiera ante la puerta había ya sitio, y él les anunciaba la Palabra. Y le vienen a traer a un paralítico llevado entre cuatro. Al no poder presentárselo a causa de la multitud, abrieron el techo encima de donde él estaba y, a través de la abertura que hicieron, descolgaron la camilla donde yacía el paralítico. Viendo Jesús la fe de ellos, dice al paralítico: «Hijo, tus pecados te son perdonados». Estaban allí sentados algunos escribas que pensaban en sus corazones: «¿Por qué éste habla así? Está blasfemando. ¿Quién puede perdonar pecados, sino Dios sólo?» Pero, al instante, conociendo Jesús en su espíritu lo que ellos pensaban en su interior, les dice: «¿Por qué pensáis así en vuestros corazones? ¿Qué es más fácil, decir al paralítico: “Tus pecados te son perdonados”, o decir: “Levántate, toma tu camilla y anda?” Pues para que sepáis que el Hijo del hombre tiene en la tierra poder de perdonar pecados – dice al paralítico -: “A ti te digo, levántate, toma tu camilla y vete a tu casa.”» Se levantó y, al instante, tomando la camilla, salió a la vista de todos, de modo que quedaban todos asombrados y glorificaban a Dios, diciendo: «Jamás vimos cosa parecida».
😇Palabra del Señor

📕 Lectura, ¿Qué dice el texto?

Con este relato se inicia una serie de cinco perícopas conocidas como «colección de controversias de Galilea». Jesús se enfrenta a sus adversarios. El evangelista se propone presentar a Jesús ante la comunidad cristiana: ¿cómo es? ¿Qué hace? ¿Cómo hace su ministerio? El odio hacia Jesús crece en la medida que se va confirmando quién es él y con qué poderes ha sido investido por Dios el Padre.

El milagro en sí: los amigos del paralítico descubren las vigas del techo y levantan el tejado de barro abriendo un boquete por el que descuelgan a su amigo y lo ponen delante de Jesús. El milagro es sorprendente: hace lo que no esperaban los amigos del paralítico (se supone que hicieron el esfuerzo para verlo sano físicamente), ni lo que esperaban los fariseos allí presentes.

El perdón de los pecados deja demostrado que Jesús tiene una potestad inesperada. Esto es, quizá, lo más desconcertante del pasaje.
Observemos más detalladamente el texto en su contexto para no hacer un pretexto:
1- La fe se expresa (se ve) por medio de gestos de solidaridad.

El paralítico y sus amigos habían escuchado acerca de la visita de Jesús a Cafarnaúm. Ellos son parte de la multitud, aunque, en su caso, llegan con un interés muy particular: Hay una congestión muy grande porque son muchas las personas que han llegado para oír a Jesús. Son cuatro las personas que traen al paralítico; lo traen cargado y, ante las dificultades que encuentran, desarrollan un plan muy creativo, Jesús, obviamente se da cuenta de lo que está pasando (era difícil no verlo) y se dirige al paralítico. Algo de suma importancia: Jesús ve la fe de los cinco, incluidos los cuatro ayudantes; no sólo la fe del enfermo. La solidaridad de los cuatro ayudantes: ¿qué ve Jesús? Jesús ve solidaridad traducida en un gesto concreto de ayuda al hombre que por sí sólo no podía llegar hasta donde estaba Jesús. Jesús no hace un examen de orden doctrinal o teológico; este examen lo hace a los enemigos que lo contradicen.

2- La fe se expresa (se ve) por medio de manifestaciones de esperanza.

Los milagros de Jesús gozaban de fama. La posibilidad de que él hiciera un milagro más en la vida del paralítico moviliza a muchas personas, entre ellas los ayudantes del paralítico. Es fácil pensar que ellos no venían por el perdón de los pecados. Quizá para esto no hubiera valido tanto esfuerzo; el arrepentimiento hubiera sido suficiente. Ellos, los ayudantes y el enfermo, esperan algo y confían que Jesús lo puede hacer. Hay una manifestación de confianza y de esperanza. La esperanza del paralítico y de sus cuatro ayudantes. En ellos hay esperanza de que algo que no ha sucedido puede suceder y que la persona en la cual se puede confiar es en Jesús: nótese el balance entre esperanza y confianza. Algo muy llamativo de todo el texto es la reacción de los escribas. Para ellos todo se reduce a una discusión conceptual y teológica. ¿Qué interés puede tener esta conversación para el paralítico? Mientras los cinco hombres esperan que suceda algo, los escribas esperan que se les responda una pregunta.
3- La fe se expresa (se ve) por medio de actitudes de inconformidad

El paralítico no se conforma a seguir en su estado. Hay algo que lo mueve; es lo mismo que mueve a decenas más de personas en los evangelios quienes reciben un milagro: la inconformidad. Nótese la diferencia entre inconformidad e incomodidad. En 2, 1-2 se describe la incomodidad del lugar. La inconformidad del paralítico y sus amigos. En el texto hay varias expresiones de inconformidad: los escribas están inconformes con Jesús (rebeldía), Jesús está inconforme con la reacción de ellos (santidad), los amigos y el paralítico estaban inconformes con la enfermedad (fe).

📗 Meditación, ¿Qué nos dice Dios en el texto?

El texto de Marcos es muy rico e interesante, y aunque hay una curación (un milagro), Jesús no comienza curando la enfermedad sino perdonando los pecados, lo que evidencia diversas actitudes que creemos es bueno releer poniendo el relato en primera persona. Veamos:
– Somos el paralítico que, por nuestro pecado, tenemos paralizadas las inmensas posibilidades humanas que Dios nos ha regalado, especialmente la de amar.
– Somos los cuatro hombres que aunque encuentran dificultades para llegar hasta Jesús, se arriesgan y las superan.
– Somos los maestros de la Ley que, a veces, anteponemos nuestros criterios, pidiéndole a Dios que nos demuestre su poder, otorgándonos favores.
– Somos el gentío anónimo y ambiguo que acude a Jesús, pero que no siempre pone todo de su parte para entenderlo.
Con todo lo anterior, este texto de Marcos nos habla de la confianza y, para confiar en Dios se trata de ponernos totalmente en sus manos, dejar que Él nos sane por dentro y por fuera, porque la acción del Señor es completa.
Hoy nos podemos preguntar ¿en cuál de las actitudes presentes en el evangelio me veo reflejado mejor? ¿cuál es mi actitud frente a la Misericordia de Dios que libera y sana?

📘 Oración, ¿Qué le decimos a Dios?

Te invito a construir una oración con tus propias palabras, pidiendo la fe al Señor, que nunca nos falten quien con carillo nos pongan frente al Señor como lo hicieron aquellos cuatro con el paralítico. Señor sáname de la paralisis espiritual, de mi indiferencia y pesimismo.

📙 Contemplación, ¿Cómo interiorizamos la Palabra de Dios?

Te invito a interiorizar esta palabra con el salmista: Lo que hemos oído y aprendido, lo que nuestros padres nos contaron, no lo callaremos a sus hijos, a la otra generación lo contaremos: Las glorias de Yahvé y su poder, todas las maravillas que realizó. (Sal 78,3-4).

🏃🏻⛪ Acción, ¿A qué me comprometo con Dios?

Quiero comprometerme a que mi fe se note, se vea en gestos concretos de solidaridad, como lo hicieron aquellos cuatro, con creatividad llevaron al paralítico. Esta semana voy a ayudar a alguien en concreto hasta Jesús.

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Sobre P. Antonio Arocha

Rivsar

Evangelio del día – Lectio Divina Juan 19, 25-27

Lectio Divina por José Carlos Rivera Rivera de Honduras 0. Invocamos al Espíritu Santo Ven …

× WhatsApp / Cristonaut@s - Clic aquí