Inicio / Lectio Divina del día - Whatsapp Cristonautas / Lectio Divina del día – Whatsapp Mateo 25, 31-46

Lectio Divina del día – Whatsapp Mateo 25, 31-46

Lectio Divina por Beoneth Vega Domínguez de México

Invocación al Espíritu Santo

Ven, Espíritu Santo,
llena los corazones de tus fieles,
y enciende en ellos el fuego de tu amor.

Envía tu Espíritu Creador
y renueva la faz de la tierra.

Oh Dios,
que has iluminado los corazones de tus hijos
con la luz del Espíritu Santo;
haznos dóciles a sus inspiraciones
para gustar siempre el bien
y gozar de su consuelo.

Por Cristo nuestro Señor.

Amén.

Evangelio Mateo 25, 31-46

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Cuando venga el Hijo del hombre, rodeado de su gloria, acompañado de todos sus ángeles, se sentará en su trono de gloria. Entonces serán congregadas ante él todas las naciones, y él apartará a los unos de los otros, como aparta el pastor a las ovejas de los cabritos, y pondrá a las ovejas a su derecha y a los cabritos a su izquierda.
Entonces dirá el rey a los de su derecha: ‘Vengan, benditos de mi Padre; tomen posesión del Reino preparado para ustedes desde la creación del mundo; porque estuve hambriento y me dieron de comer, sediento y me dieron de beber, era forastero y me hospedaron, estuve desnudo y me vistieron, enfermo y me visitaron, encarcelado y fueron a verme’. Los justos le contestarán entonces: ‘Señor, ¿cuándo te vimos hambriento y te dimos de comer, sediento y te dimos de beber? ¿Cuándo te vimos de forastero y te hospedamos, o desnudo y te vestimos? ¿Cuándo te vimos enfermo o encarcelado y te fuimos a ver?’ Y el rey les dirá: ‘Yo les aseguro que, cuando lo hicieron con el más insignificante de mis hermanos, conmigo lo hicieron’.
Entonces dirá también a los de su izquierda: ‘Apártense de mí, malditos; vayan al fuego eterno, preparado para el diablo y sus ángeles; porque estuve hambriento y no me dieron de comer, sediento y no me dieron de beber, era forastero y no me hospedaron, estuve desnudo y no me vistieron, enfermo y encarcelado y no me visitaron’.
Entonces ellos le responderán: ‘Señor, ¿cuándo te vimos hambriento o sediento, de forastero o desnudo, enfermo o encarcelado y no te asistimos?’ Y él les replicará: ‘Yo les aseguro que, cuando no lo hicieron con uno de aquellos más insignificantes, tampoco lo hicieron conmigo’. Entonces irán éstos al castigo eterno y los justos a la vida eterna”.

Lectura ¿Qué dice el texto?

“Entonces serán congregadas ante él todas las naciones, y él apartará a los unos de los otros, como aparta el pastor a las ovejas de los cabritos, y pondrá a las ovejas a su derecha y a los cabritos a su izquierda.” Todos seremos llamados al juicio final, y se nos juzgará por las acciones que realizamos en este mundo, para ayudar al hermano, porque Jesús nos dice que él está en los hermanos más necesitados, desamparados.

Meditación, ¿Qué nos dice Dios en el texto?

En la parábola Jesús nos invita a verlo en el prójimo, porque él está en cada uno de nosotros y si nosotros le hacemos mal al de alado es cómo si se lo hiciéramos al Señor, y si le ayudamos, le hacemos bien, le amamos, entonces le estamos amando a Jesús.
No podemos decir que amamos a Dios si le hacemos mal al hermano, porque Dios está en él y en mí, no debemos decir una cosa y hacer otra.

Oración, ¿Qué le decimos a Dios?

Señor ayúdame a verte en cada uno de mis hermanos, a ser más sensible a sus necesidades, tanto materiales como espirituales, porque en el mundo actual hace falta más amor, más compresión, más solidaridad, para poder vernos los unos a los otros cómo lo que realmente somos, hermanos, y por medio de esto dame la fuerza para tomar acción y poder ayudarles, en la manera y con los medios que tú me permitas.

Contemplación, ¿Cómo interiorizamos la Palabra de Dios?

Entonces serán congregadas ante él todas las naciones, y él apartará a los unos de los otros, como aparta el pastor a las ovejas de los cabritos, y pondrá a las ovejas a su derecha y a los cabritos a su izquierda.
‘Yo les aseguro que, cuando lo hicieron con el más insignificante de mis hermanos, conmigo lo hicieron’.

Acción, ¿A qué me comprometo con Dios?

A poner más atención para ayudar a mi prójimo, en sus necesidades espirituales o materiales, de acuerdo a mis posibilidades, desde el lugar donde Dios me puso.

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Acerca de Beoneth Vega Dominguez

Ver tambíen

Evangelio del día – Lectio Divina Juan 19, 25-27

Lectio Divina por Anny Jessenia López Ávila de Colombia / EE.UU. ¡Buenos dias Cristonautas! Vigésimo …

× WhatsApp / Cristonaut@s - Clic aquí