Inicio / Lectio Divina del día - Whatsapp Cristonautas / Evangelio del día – Lectio Divina Juan 12, 44-50

Evangelio del día – Lectio Divina Juan 12, 44-50

LECTIO DIVINA POR GABRIEL REJALA SAUCEDO DE PARAGUAY 🇵🇾

Invocamos al Espíritu Santo
Ven Espíritu Santo, ven con tus 7 dones para guiar mi recorrido por la Palabra de Dios. Ven a iluminar mi mente y a ablandar mi corazón.
Amén
Del santo Evangelio según san Juan 12, 44-50
Jesús exclamó: El que cree en mí, en realidad no cree en mí, sino en Aquél que me envió. Y el que me ve ve al que me envió. Yo soy la luz, y he venido al mundo para que todo el que crea en mí no permanezca en las tinieblas.
Al que escucha mis palabras y no las cumple, Yo no lo juzgo, porque no vine a juzgar al mundo, sino a salvar al mundo. El que me rechaza y no recibe mis palabras, ya tiene quien lo juzgue: la palabra que Yo he anunciado es la que lo juzgará en el último día.
Porque Yo no hablé por mí mismo: el Padre que me ha enviado me ordenó lo que debía decir y anunciar; y Yo sé que su mandato es Vida eterna. Las palabras que digo, las digo como el Padre me lo ordenó.

1- Lectura, ¿Qué dice el texto?

En este texto, Jesús da respuesta a todas las interrogantes del ser humano. Jesús se presenta como la imagen de Dios y la luz del mundo.
El manifiesta que es el enviado de Dios y el que lo ve y lo escucha, no solo lo ve y escucha a El, sino a Dios mismo. Señala que no viene juzgar al mundo, sino para salvarlo.
Pero recuerda para aquellos que se niegan a escucharlo y seguirlo; “El que me rechaza y no recibe mis palabras, ya tiene quien le juzgue: la Palabra que yo he hablado, ésa le juzgará el último día; porque yo no he hablado por mi cuenta, sino que el Padre que me ha enviado”.

2- Meditación, ¿Qué nos dice Dios en el texto?

Jesús se me presenta como la imagen de Dios, como una respuesta concreta a mis dudas, a mi búsqueda personal. Al hablarme de escuchar sus palabras y actuar según ellas. Jesús me insiste en la importancia de sus palabras, porque son ante todo las palabras del Padre.
Él me se presenta como la luz que brilla en las tinieblas, y hace que nuestras oscuridades (problemas, crisis, sufrimientos personales) se aclaren y vean una señal de esperanza. Jesús es la luz que aclara el camino, ayudando a descubrir el cuales son pasos correctos a seguir para no vivir en las tinieblas (situaciones de pecado, angustias, tristezas y miedo).
Siguiendo el mensaje de este texto, te dejo estas preguntas para reflexionar:
¿Reconoces a Jesús como el enviado de Dios entre los hombres?
¿Eliges seguir Jesús aceptando su mensaje y estilo de vida que te nos propone, o igual seguís viviendo en la oscuridad del pecado?

3- Oración, ¿Qué le decimos a Dios?

Padre bueno, gracias para revelarme tu rostro en la persona de Jesús, ilumina mi camino, guía mis pasos y acciones. Perdón por todas las veces que no escuche ni vi tus obras en mi vida.
Amén.

4- Contemplación, ¿Cómo interiorizamos la Palabra de Dios?

Repetimos:
“Yo soy la luz, y he venido al mundo para que todo el que crea en mí no permanezca en las tinieblas.”.
Tú también elige y repite la palabra o frase o actitud que te ayuda a recordar este texto

5- Acción, ¿A qué me comprometo con esta Palabra?

Recordar las palabras y obras de Jesús en mi vida, cada estoy apunto de hundirme en mis tinieblas personales.
Ayudar a las personas más cercanas a reconoces a Jesús con el rostro humano de Dios.
¿Y para ti, cuál es la acción concreta que te invita a realizar?

Acerca de Ramón Pané

Ver tambíen

Evangelio del día – Lectio Divina Mateo 7, 21. 24-27

Lectio Divina Por Germán Darío Velasquez de Colombia   Invocamos al Espíritu Santo Ven Espíritu …

5 1 Vota
Article Rating
Subscribe
Notify of
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Nos gustarían tus opiniones, por favor comenta.x
()
x
× WhatsApp / Cristonaut@s - Clic aquí