Inicio / Lectio Divina del día - Whatsapp Cristonautas / Evangelio del día – Lectio Divina Juan 8, 31-42

Evangelio del día – Lectio Divina Juan 8, 31-42

Lectio Divina por Ángel Cornejo de Panamá

Miércoles V Semana de Cuaresma Ciclo B

Invocación al Espíritu Santo

Ven Espíritu Divino, de corazones consolador; fuente del amor. Llena cada uno de los vacíos que tengo en mi vida y permíteme unirme perfectamente a Ti. Tú, Espíritu Defensor, sé mi guía en este caminar del Señor, que sin importar donde órdenes ir, vaya decidido a aferrarme a Ti.

Ven Espíritu Santo, ven por medio de la Poderosa Intercesión del Inmaculado Corazón de María, Tú Amadísima Esposa (x3). Amén. 

Lectura del Santo Evangelio según San Juan 8, 31 – 42

Entonces Jesús dijo a los judíos que habían creído en Él: “Si continúan obedeciendo mis enseñanzas, serán, verdaderamente, mis discípulos y conocerán la verdad, y la verdad los hará libres”. Ellos le respondieron: “Somos descendientes de Abraham y nunca hemos sido esclavos de nadie. ¿Cómo dices tú que seremos libres?”. 

Jesús les dijo: “Ciertamente les digo que quien peca es esclavo del pecado. El esclavo no siempre se queda en la casa, pero el hijo sí permanece para siempre. Si el Hijo los libera, entonces verdaderamente serán libres. Sé que ustedes son descendientes de Abraham, pero están tratando de matarme porque no aceptan mis palabras. Hablo de las cosas que yo he visto de mi Padre, pero ustedes hacen lo que han aprendido de su padre”.

Respondieron ellos: “¡Nuestro padre es Abraham!” Entonces Jesús les dijo: “Si fueran verdaderamente hijos de Abraham, harían las obras que él hizo. Pero ahora tratan de matarme, solo porque les he hablado la verdad que he oído de Dios y tal cosa no hizo Abraham. Ustedes están haciendo las obras de su padre”. Ellos entonces le dijeron: “Nosotros no somos hijos ilegítimos. Tenemos un Padre que es Dios”.

Jesús les dijo: “Si Dios fuera su Padre, entonces verdaderamente me amarían, porque yo he salido de Dios y he venido aquí. No he venido de mí mismo, sino que Dios me envió.  

Palabra del Señor

¿Qué nos dice el texto?

El texto nos presenta tres escenas, dónde primero vemos a Jesús hablarles directamente a los judíos que había creído en Él, pero aún no entendía las enseñanzas a su plenitud, porque ellos no veían a Jesús como Hijo de Dios, sino como un profeta más quien les hablas cosas distintas a los que le habían enseñados sus padres por la tradición; como segundo punto vemos, una discusión directa entre los judíos y Jesús, en la cual se debatía la libertad del hombre, puesto ellos al ser hijos de Abraham, nunca fueron esclavos, solo que Jesús les aclara que quien peca se vuelva esclavo del mal y luego vemos una disputa por quien es verdadero Padre; que nos lleva a la tercera parte, se ponen en manifiesto que solo le creía por las acciones milagrosas más no por sus palabras, y Jesús les repetía insaciablemente que lo querían matar, sabiendo Él lo que tiene cada uno en su corazón. Al final vemos una conclusión un poco confusa para los judíos y queda en plenitud que, si en verdad fueran hijos de Dios, amaría a Jesús por venir de parte de Él y no por su propia cuenta.

Meditación

Hoy nos vemos en este mismo concepto de duda de ¿quién es mi verdadero padre? Que nos lleva también a analizar en nuestras vidas que si seguimos los mandatos fuera de las enseñanzas de Dios podremos confundir nuestra mirada a lo Justo y Verdadero; que incluso nos lleve a no ser libres, esa libertad que nos fue arrebatada en estos tiempos por una pandemia, en dónde nos preguntamos en ocasiones ¿por qué Dios permite esto aún en nuestros tiempos modernos?

Jesús hoy viene a aclararnos el panorama y quiere que quién lo siga sea por amor y solo por tradición; que tenga la convicción de encontrar en Él al Padre y al Padre en Él y que su misión es el de salvarnos y que luchemos por esa salvación junto con Él y no le recriminemos y lo tratemos de matar por no entenderle. Siendo Jesús la Verdad, el Camino y la Vida.

Oración

¡Oh Querido Jesús! Tú que te hiciste hombre por voluntad del Padre, ayúdanos a estar contigo por amor y no por seguir masas, que nuestra vida sea tocada con la luz de tu amor y seamos agradecidos por la prueba de amor más grande que alguien haya hecho por mí. Tú lo hiciste porque me amas y yo quiero amar como Tú. Toma mi vida, hazme de tus palabras un instrumento de caridad para con los demás y conmigo. Amén.

Contemplación

La verdad los hará libre

¿Quién es mi verdadero padre?

Acción

Hacer una de las obras que Jesús nos ha enseñado a través del Padre.

Reconocer al Padre en lo cotidiano y ser agradecido por su amor.

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Acerca de Angel Javier Cornejo

Ver tambíen

Evangelio del día – Lectio Divina Lucas 12, 39-48

Lectio Divina por María Guadalupe Rodríguez García de México Paso 0 Invocación al Espíritu Santo …

5 1 Vota
Article Rating
Subscribe
Notify of
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Nos gustarían tus opiniones, por favor comenta.x
()
x
× WhatsApp / Cristonaut@s - Clic aquí