Inicio / Lectio Divina del día - Whatsapp Cristonautas / Evangelio del día – Lectio Divina Lucas 12, 54-59

Evangelio del día – Lectio Divina Lucas 12, 54-59

Lectio Divina Waldo Brea de República Dominicana

Invocación

Espíritu de Dios, Espíritu Consolador. Ayúdanos a comprender tu Palabra. Danos la fuerza y el valor para ponerla en práctica. Espíritu Santo que no nos abandonas. Amén.

Lectura del Evangelio según San Lucas. 12, 54-59.

Jesús dijo a la multitud:

“Cuando ven que una nube se levanta en occidente, ustedes dicen en seguida que va a llover, y así sucede. Y cuando sopla viento del sur, dicen que hará calor, y así sucede.

¡Hipócritas! Ustedes saben discernir el aspecto de la tierra y del cielo; ¿Cómo entonces no saben discernir el tiempo presente?

¿Por qué no juzgan ustedes mismos lo que es justo?

Cuando vas con tu adversario a presentarte ante el magistrado, trata de llegar a un acuerdo con èl en el camino, no sea que el adversario te lleve ante el juez, y el juez te entregue al guardia, y este te ponga en la cárcel.

Te aseguro que no saldrás de allí hasta que hayas pagado el último centavo”.

Palabra del Señor.

Lectura: ¿Qué dice el texto?

Dos cuestionamientos y una advertencia en voz de Jesús resumen este trozo de la Escritura. ¿Cómo no saben discernir el tiempo presente?, y ¿Por qué no juzgan lo que es justo?

Ambas preguntas son generales. No están dirigidas a nadie en particular sino a la multitud.

Sin embargo, más adelante Jesús advierte de manera directa: “Te aseguro que no saldrás de allí hasta que hayas pagado el último centavo”.

Meditación: ¿Qué me dice Dios en el texto?

En pocas ocasiones Jesús se muestra tan directo y hasta podría decirse que reclama: ¿Si tenemos las herramientas, por qué es que fallamos al interpretar los “signos de los tiempos”? ¿Será falta de confianza en Dios, será que no dejamos que el Espíritu Santo nos guíe? ¿Será que somos rebeldes por naturaleza?

A veces insistimos en buscar lejos alguna señal que tenemos muy cerca y es que vivimos ciegos y mudos a lo que el Espíritu nos comunica con cada gesto de nuestras vidas. Pedimos a Dios que nos hable, pero luego no queremos escuchar, menos hacer lo que nos pide.

Oración: ¿Qué le respondo a Dios?

Dios de Misericordia, tú que te hiciste hombre en Jesús y conoces la naturaleza humana, concédeme la gracia de dejarme interpelar por la realidad que me rodea, que el don de tu Santo Espíritu me permita comprender lo que esperas de mí y que pueda con mis hechos construir el reino desde lo pequeño, lo inmediato, lo cercano.

Contemplación: ¿Cómo interiorizo la Palabra de Dios?

Repite durante el día: “Señor, quiero buscar el cielo, pero con los pies en la tierra”.

Acción: ¿A qué me comprometo?

“Tratar de llegar a un acuerdo con mi adversario”.

A partir de hoy, buscaré formas efectivas para reconciliarme con todos aquellos con quienes tengo alguna diferencia. Cediendo en parte si es necesario, para buscar comunión con mis hermanos.

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Acerca de Waldo Brea

Ver tambíen

Evangelio del día – Lectio Divina Juan 6, 22-29

Lectio Divina por Diego Nájera de Guatemala Lunes III Semana de Pascua Ciclo B Lunes, …

0 0 Vota
Article Rating
Subscribe
Notify of
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Nos gustarían tus opiniones, por favor comenta.x
()
x
× WhatsApp / Cristonaut@s - Clic aquí