Inicio / Lectio Divina del día - Whatsapp Cristonautas / Evangelio del día – Lectio Divina Lucas 5, 33-39

Evangelio del día – Lectio Divina Lucas 5, 33-39

Lectio Divina por Germán Velásquez Castillo de Colombia

Invocamos al Espíritu Santo

Espíritu Santo, desciende hoy sobre nosotros, haz brillar tu luz en nuestra vida, guía estas palabras, estos oídos y todos los corazones para que seamos mejores seres, mas sensibles a las necesidades de todos, mas dispuestos a la ayuda, la concordia y el amor, desciende sobre el mundo llénalo de tu presencia, destruyendo así toda sequedad, aridez , resentimiento y demás cosas en los corazones de tus hijos, te entregamos este día para que continuemos nuestro caminar siempre guiados de tu mano, cumpliendo con nuestros deberes, sueños y responsabilidades siempre respaldados por tu presencia amén

📜 Lectura: ¿Qué dice el texto?

Lectura del santo evangelio según san Lucas 5, 33-39:

En aquel tiempo, los fariseos y los escribas dijeron a Jesús:
«Los discípulos de Juan ayunan a menudo y oran, y los de los fariseos también; en cambio, los tuyos, a comer y a beber».
Jesús les dijo:
«¿Acaso podéis hacer ayunar a los invitados a la boda mientras el esposo está con ellos? Llegarán días en que les arrebatarán al esposo, entonces ayunarán en aquellos días».
Les dijo también una parábola:
«Nadie recorta una pieza de un manto nuevo para ponérsela a un manto viejo; porque, si lo hace, el nuevo se rompe y al viejo no le cuadra la pieza del nuevo.
Nadie echa vino nuevo en odres viejos: porque, si lo hace, el vino nuevo reventará los odres y se derramará, y los odres se estropearán.
A vino nuevo, odres nuevos.
Nadie que cate vino añejo quiere del nuevo, pues dirá: “El añejo es mejor”».

🙇‍♀ Meditación: ¿Qué dice el texto?

Jesús tiene un dialogo con los fariseos y los escribas, personas de mucha autoridad y conocimiento espiritual, comparando el actuar de los discípulos de Juan y de los fariseos reprochan el comportamiento de los discípulos de Jesús por estos últimos no ayunan y Jesús les interroga ¿ Acaso podéis hacer ayunar a los invitados a la boda mientras el esposo está con ellos? Desde el antiguo testamento el Señor se nos a manifestado como el esposo de su pueblo, nos esta diciendo que mientras él este con nosotros, estaremos viviendo en entera felicidad, libres de necesidades, no quiere decir con esto que no debemos orar, él es un ejemplo a seguir y nos enseña con su modo de vivir que necesitamos momentos de encuentro con Dios a través de la oración, continúa diciendo “Llegarán días en que les arrebatarán al esposo, entonces ayunarán en aquellos días” haciendo alusión a su muerte, momento difícil donde los discípulos necesitan de la oración y el ayuno, de igual manera nosotros cuantas veces nos hemos sentido distanciados del Señor, errantes por un desierto espiritual y acudimos con fervor a la oración y al ayuno.
La parábola de Jesús nos enseña que debe ser todo nuevo, no solo el vino si no el recipiente donde se pone a añejar, las palabras de Jesús son siempre vino nuevo, renovemos constantemente nuestro corazón con la luz del espíritu Santo para que este vino celestial, pueda resguardarse en nuestro interior , tomar mejor sabor y ser exquisito al compartirlo en nuestro día a día con nuestro prójimo, de esta manera no habrán fisuras por donde se derramen las palabras del señor de nuestro ser.

✝️ Oración: ¿Qué le digo a Dios?

Señor, no permitas que nos separemos de ti, danos siempre la gracias de la oración, ayúdanos a ser perseverantes en ella, en los momentos de dolor, de angustia, de soledad y también de felicidad, ayudadnos a entender tus palabras y ser mejor personas, con corazones nuevos para ser llenas de vino nuevo y conscientes de compartirlo con el necesitado amén.

Contemplación: ¿Cuál es la frase que más me impactó?

¿Acaso podéis hacer ayunar a los invitados a la boda mientras el esposo está con ellos?
Nadie echa vino nuevo en odres viejos

🎬 Acción: ¿A qué me comprometo con el Señor?

En el caminar como iglesia muchas veces nos dejamos arrastrar por los ritos y las costumbres, perdiendo así la capacidad de renovar la acción de Dios y desde nuestra realidad, nos acostumbramos a un esquema y esto nos dificulta recibir vino nuevo, gracia nueva, que no va a cambiar nuestra misión ni nuestra condición si no que nos va a ayudar a ser mejores en nuestro actuar, en nuestra vocación sea cual sea, comprometámonos diariamente a arreglar nuestro cabello, nuestro aspecto pero también nuestro corazón.

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Acerca de Germán Darío Velásquez Castillo

Ver tambíen

Evangelio del día – Lectio Divina Juan 3, 1-8

Lectio Divina por Diana Carolina Bueno de República Dominicana Lunes II Semana de Pascua Ciclo …

0 0 Vota
Article Rating
Subscribe
Notify of
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Nos gustarían tus opiniones, por favor comenta.x
()
x
× WhatsApp / Cristonaut@s - Clic aquí