Inicio / Lectio Divina del día - Whatsapp Cristonautas / Evangelio del día – Lectio Divina Lucas 5, 1-11

Evangelio del día – Lectio Divina Lucas 5, 1-11

Lectio Divina por Gregory Cherisme de Haití

Invocation à l’Esprit Saint

Ven, espíritu santo,

Envíanos desde el cielo

Un rayo de tu luz

Ven, padre de los pobres

Ven, tú que das los regalos

Ven luz de corazones

Edredón perfecto

dulce alma anfitriona

alivio muy dulce.

En la fatiga, descansa

en el calor, refugio

entre lágrimas, un consuelo.

Evangelio

Evangelio según San Lucas 5, 1-11

En ese momento, las multitudes se agolparon alrededor de Jesús para escuchar la palabra de Dios, mientras estaba junto al lago de Genesaret. Vio dos botes que estaban a la orilla del lago; los pescadores salieron y estaban lavando sus redes. Jesús se subió a una de las barcas que pertenecían a Simón y le pidió que se alejara un poco de la orilla. Luego se sentó y enseñó a la multitud desde el barco. Cuando terminó de hablar, le dijo a Simón: “Ve al mar y echa tus redes para pescar”. Simón le respondió: “Maestro, estuvimos toda la noche trabajando sin tomar nada; pero, por tu palabra, echaré las redes. Y habiéndolo hecho, capturaron una cantidad tan grande de peces que sus redes se iban a romper. Hicieron señas a sus compañeros del otro barco para que vinieran a ayudarlos. Estos vinieron y llenaron tanto las dos barcas que se hundieron. Al ver esto, Simón Pedro cayó de rodillas y dijo: “Apártate de mí, Señor, porque soy un hombre pecador. Él y todos los que estaban con él estaban aterrorizados por la cantidad de pescado que habían capturado; e igualmente Jacobo y Juan, hijos de Zebedeo, asociados de Simón. Jesús le dijo a Simón: “No temas, de ahora en adelante tomarás hombres. Así que llevaron los botes a la orilla y, dejando todo atrás, lo siguieron.

Meditación del Evangelio

Jesús se subió a una de las barcas que pertenecían a Simón. “Para hablar a la multitud, Jesús no elige escenario, entra en la barca de San Pedro, su lugar de trabajo diario. Y el día que Jesús eligió para hablar desde la barca de Pedro fue el día en que todo salió mal: trabajó toda la noche sin tomar nada. No espere grandes audiencias, una decisión heroica o un martirio para dejar que Cristo hable desde nuestra vida: es hoy, en el trabajo, con los amigos o con la familia, en situaciones a veces complejas, donde Dios quiere entrar. . Cual es mi barco? ¿Qué es este lugar, esta situación de mi vida diaria donde experimento el peso del cansancio, tal vez el fracaso o las tonterías? Aquí es donde Cristo te pide permiso para subir a bordo.“Por tu palabra, echaré las redes. “Jesús quiere hacer de la fatiga de Pedro la ocasión de un encuentro íntimo con él. Ahora está pescando a Jesús, está pescando con confianza y con amor. Cristo es capaz de convertir cualquier situación en una oportunidad para amar, incluso la cruz. Y eso no quiere decir que con él “soportaremos” con amor las situaciones difíciles, sino que con él les daremos sentido, las viviremos en una paz interior y sobrenatural y una alegría. Santa Teresa de Lisieux dijo: “El corazón que ama trabaja con amor, es decir con fervor; corre, vuela, no encuentra nada imposible y nada lo detiene. Las dificultades y el sufrimiento no desaparecen, Cristo les da sentido.“No temas, a partir de ahora tomarás hombres. “Jesús no solo transforma nuestra vida diaria, sino que la trasciende. El amor humano también podía, en su medida, dar sentido a nuestro cansancio, pero no podía hacerlo dar frutos de vida eterna. Esto solo lo puede hacer Jesús, ¡y él quiere hacerlo! Quiere que mi familia, mi trabajo, mi educación y todo lo que vivo dé frutos no solo en esta vida, sino por toda la eternidad. Todo acto de servicio y amor, por sencillo que sea, es transformado por Cristo para convertirse en signo de la presencia de Dios en el mundo. Cuando Jesús entra en mi barco, se convierte en el barco de la Iglesia y cientos de hombres entran en él. Ya no es el botecito donde navego solo como en un optimista: cada acto de amor teje en él la inmensa red de la comunión de los santos.

oración

Jesús, en este Evangelio te veo entrando en mi vida ordinaria, en mi “barca”, la transformas y la trasciendes. Sube a mi bote, Señor, hoy.

Contemplación

Te doy gracias, Señor, por tu Evangelio, que ilumina mi camino todos los días. Entra en mi barco y dale sentido a todas mis acciones. Ayúdame a afirmar lo eterno y a poner en su lugar lo que pasa: ayúdame a valorar cada acto de amor.

Resolución

Deja que Cristo transforme mi vida diaria.

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Acerca de Gregory Cherisme

Ver tambíen

Evangelio del día – Lectio Divina Mateo 13, 1-9

Lectio Divina por el Padre Gabriel Ola de Guatemala Miércoles XVI Semana Tiempo Ordinario Ciclo …

0 0 Votos
Article Rating
Subscribe
Notify of
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Nos gustarían tus opiniones, por favor comenta.x
()
x
× WhatsApp / Cristonaut@s - Clic aquí