Evangelio del día – Lectio Divina Marcos 12, 1-12

Lectio Divina
Lunes Junio 3 de 2024
Lunes IX Semana Tiempo Ordinario
Carmen Delia Urrutia de Nicaragua ✍🏻🇳🇮

Oración inicial

¡Ven oh Santo Espíritu!, llena los corazones de tus fieles y enciende en ellos el fuego de tu amor. Envía tu Espíritu y serán creados y renovarás la faz de la tierra. Oh Dios, que has instruido los corazones de los fieles con la luz del Espíritu Santo, concédenos según el mismo Espíritu, conocer las cosas rectas y gozar siempre de sus divinos consuelos. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén

Evangelio según San Marcos 12, 1-12

1 Y comenzó a hablarles en parábolas: “un hombre plantó un viñedo, lo rodeó con una cerca, cavó un lagar para pisar la uva y construyó una torre, lo alquiló a unos labradores y se fue de su propiedad. 2 Cuando llegó el momento, envió un siervo a los labradores para recibir de ellos el fruto del viñedo. 3 Pero lo agarraron, lo golpearon y lo enviaron de regreso sin nada.

4 De nuevo les envió otro siervo, lo golpearon en la cabeza y lo trataron vergonzosamente. 5 Y volvió a enviarles otro, y a éste lo mataron, y así con muchos otros, algunos de los cuales hirieron y otros mataron.

6 Todavía le quedaba uno, su amado hijo, lo envió también a ellos por última vez, diciendo: Al menos tendrán respeto a mi hijo. 7 Pero aquellos labradores se dijeron entre sí: Este es el heredero; Vamos, matémoslo, y la herencia será nuestra. 8 Lo agarraron, lo mataron y lo echaron fuera del viñedo.

9 Entonces, ¿qué hará el Señor del viñedo? Él vendrá y destruirá a los labradores, y dará el viñedo a otros. 10 ¿Todavía no han leído esta Escritura: la piedra que los constructores rechazaron se ha convertido en piedra de la esquina; 11 el Señor hizo esto y es algo maravilloso a nuestros ojos?”

12 Trataron de arrestarlo, pero temieron a la multitud, porque entendieron que esta parábola era contra ellos; y dejándolo se fueron de allí.

Palabra de Dios.

Meditación

Envió un siervo a los labradores a su debido tiempo para recibir de ellos una parte de los frutos recibe la misión de su Señor. Pongámonos en su lugar. ¿Qué pensaría?, ¿con qué actitud emprende el camino? Es una misión difícil, es más, sabe que llevarla a cabo le exigirá que lo maltraten y que lo despidan con las manos vacías. Así es nuestra misión. Desproporcionada a nuestras posibilidades.

El solo verla ya nos hace dudar: no sirvo para este empleo, el estudio no es lo mío, esto de ser madre… cada uno ponga aquí su misión. ¿No es cierto que su peso nos aplasta? Ahora veamos a este siervo, ¿de dónde saca el valor, el coraje, la constancia para llevar a cabo su misión? Sale sin duda alguna de la confianza y humildad en su Señor. Confianza que nace del saber que su Señor lo conoce y por ello le encomienda una misión dura tanto así que lo llevará a la muerte y una muerte humillante.

En nuestra vida de cristianos por tanto aceptemos con confianza y humildad la misión personal que Cristo nos pide. Misión de predicar y vivir la caridad, defender la vida, promover la oración entre nuestros familiares y amigos etc. Pidamos a Dios nuestro Señor que nos conceda esta confianza y humildad.

Oración

Jesús transforma mi vida, para que produzca los frutos para los cuales fue creada. Amén

Contemplación

¿Qué hará el Señor del viñedo ?

Acción

En una visita al Santísimo, rezar un sincero acto de contrición y un propósito de enmienda.

Acerca de Ramón Pané

Ver tambíen

Evangelio del día – Lectio Divina Mateo 5, 38-42

LECTIO DIVINA Lunes 17 de junio Semana 11ª tiempo ordinario Fidias Monroy de Guatemala ✍🏻🇬🇹 …

Deja una respuesta

× WhatsApp / Cristonautas - Clic aquí