Inicio / Lectio Divina del día - Whatsapp Cristonautas / Evangelio del día – Lectio Divina Marcos 6, 1-6

Evangelio del día – Lectio Divina Marcos 6, 1-6

Lectio Divina por María Guadalupe Rodríguez García de México

Paso 0. Invocación al Espíritu Santo
Ven, Espíritu Santo, llena los corazones de tus fieles y enciende en ellos el fuego de tu amor. Envía, Señor, tu Espíritu. Que renueve la faz de la Tierra. Oh Dios, que llenaste los corazones de tus fieles con la luz del Espíritu Santo; concédenos que, guiados por el mismo Espíritu, sintamos con rectitud y gocemos siempre de tu consuelo. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

Paso 1. Lectura del santo evangelio según san Marcos 6,1-6
En aquel tiempo, Jesús se dirigió a su ciudad y lo seguían sus discípulos. Cuando llegó el sábado, empezó a enseñar en la sinagoga; la multitud que lo oía se preguntaba asombrada:
«¿De dónde saca todo eso? ¿Qué sabiduría es esa que le ha sido dada? ¿Y esos milagros que realizan sus manos? ¿No es este el carpintero, el hijo de María, hermano de Santiago y José y Judas y Simón? Y sus hermanas ¿no viven con nosotros aquí?».
Y se escandalizaban a cuenta de él. Les decía: «No desprecian a un profeta más que en su tierra, entre sus parientes y en su casa». No pudo hacer allí ningún milagro, solo curó algunos enfermos imponiéndoles las manos. Y se admiraba de su falta de fe. Y recorría los pueblos de alrededor enseñando.

¿Qué dice el texto?
En este texto Jesús ya acompañado de sus discípulos va y regresa a la ciudad donde creció y se encuentra con sus vecinos y familiares. Es interesante ver que Jesús se sorprende, tal vez esperaba mayor apertura de los que lo conocían pero precisamente ese es motivo de su falta de fe, no pueden creer como uno de ellos, un obrero, un carpintero puede hablar y obrar de esa forma. Cuando se manifiesta como su mesías aquel que era su familiar y amigo, se vuelve un desconocido. Jesús continuamente se da cuenta que no necesariamente los que lo han esperado lo reciben, sino que extranjeros y no judíos en ocasiones tienen un corazón más dispuesto que los más devotos de su fe. Además es interesante notar la expresión del evangelio que dice “no pudo hacer allí ningún milagro”, haciendo referencia a como el milagro no tiene la mera intención de mostrar poder sino de tocar el corazón de los hombres, recordemos como en otros pasajes del evangelio Cristo se conmueve de la miseria humana y en ese momento muestra su amor misericordioso.

Paso 2. Meditación: ¿Qué me dice a mí el texto?
Jesús constantemente reafirma la humildad de corazón que se necesita para abrazar plenamente su palabra. La enseñanza del evangelio puede venir de donde y de quien menos esperamos, el evangelio nos invita a mantener un corazón siempre sensible a ser evangelizado en especial por aquellos que son más humildes porque son los que tienen un corazón más dispuesto. Dios no quiere sembrar un miedo que nazca de la manifestación de su omnipotencia. Tal vez Jesús pudo haber nacido y crecido en un contexto que lo dispusiera más para ser reconocido como un líder, alguien que fuera seguido y reconocido desde la infancia. Pero en lugar de eso que encontramos que hace niño que encuentran los pastores en el pesebre le perdemos la pista, después aparece en el templo hablando con doctores de la ley y otra vez lo perdemos de vista, se va de su propia tierra y regresa a decirles que aquel que esperaban con tanta urgencia había crecido entre ellos, pero ellos no lo recibieron.
¿Está mi corazón a recibir en cada momento el evangelio?
¿Cómo puedo mantener una actitud humilde y dispuesta a recibir a Cristo?

Paso 3. Oración: ¿Qué le respondo a Dios?
Déjame verte en el rostro más humilde. Envía tu espíritu para que infunda en mi corazón la humildad que se requiere para reconocerte. Que no me acostumbre Señor a tu presencia, que no me conforme con mi poca fe. Dispón mi corazón siempre para no dejar de verte. Amen

Paso 4. Contemplación: ¿Cómo interiorizo la Palabra de Dios?
¿No es este el carpintero? Que te reconozca Señor.

Paso 5. Acción: ¿A qué me comprometo?
– Escuchar a quien a veces ignoro.
– Orar para poder mantener mi corazón sensible a recibir el evangelio de donde me sea traido.

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Acerca de Cristonaut@s FRP

Ver tambíen

Evangelio del día – Lectio Divina Mateo 13, 24-30

Lectio Divina por Saulo Ruíz de El Salvador Sábado XVI Semana Tiempo Ordinario Ciclo B …

5 1 Vota
Article Rating
Subscribe
Notify of
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Nos gustarían tus opiniones, por favor comenta.x
()
x
× WhatsApp / Cristonaut@s - Clic aquí