Evangelio del día – Lectio Divina Mateo 13, 36-43

Lectio Divina 
Ana Lorena Peña de República Dominicana ✍🏻🇩🇴

Invocación al Espíritu Santo

Ven Espíritu Santo, lléname de tu presencia.
Ven Espíritu Santo, y pósate en mi, prepara mi corazón para recibir y discernir la Palabra de Dios.
Espíritu Santo, abre mis oídos y ayúdame a comprender, ayúdame a meditar y aplicar esta palabra y que me sirva de alimento para mi alma y sea luz en mi caminar. Amén!

Evangelio según San Mateo (13,36-43):

En aquel tiempo, Jesús dejó a la gente y se fue a casa. Los discípulos se acercaron a decirle: «Acláranos la parábola de la cizaña en el campo.» Él les contestó: «El que siembra la buena semilla es el Hijo del Hombre; el campo es el mundo; la buena semilla son los ciudadanos del Reino; la cizaña son los partidarios del Maligno; el enemigo que la siembra es el diablo; la cosecha es el fin del tiempo, y los segadores los ángeles. Lo mismo que se arranca la cizaña y se quema: así será el fin del tiempo: el Hijo del Hombre enviará a sus ángeles y arrancarán de su Reino a todos los corruptores y malvados y los arrojarán al horno encendido; allí será el llanto y el rechinar de dientes. Entonces los justos brillarán como el sol en el Reino de su Padre. El que tenga oídos, que oiga.» Palabra del Señor.

MEDITACION: ¿Qué nos dice Dios en el texto?

Así como Jesús va sembrando su palabra por todo el mundo, el enemigo también va impidiendo el fruto de la misma. En el mundo existen trigos y cizañas y hasta el final de los tiempos unos saldrán para resurrección de vida y otros para condenación.

A partir de este texto hay que decirle al Señor que también nos acerque a su presencia y pedirle que nos explique sus enseñanzas. En nuestra vida muchas veces no podemos ver claro lo que el nos pide o no entendemos lo que él nos dice. Jesús quiere que seamos la buena semilla que pertenece al Reino de los cielos. El maligno está en lucha contra Dios constantemente y contra nosotros sus hijos; y solo busca que las almas se alejen de su Creador. Pero Dios, el creador y dueño de campo que es el mundo, seguirá cuidando con mucha misericordia de su campo y trabajará no por arrancar la cizaña, sino para convertirlas y están también sean recogidas en la buena cosecha.

A partir de este texto surge la siguiente pregunta:

En el campo de mi vida ¿Qué prevalece: el trigo o la cizaña?

ORACION: ¿Qué le respondo a Dios?

Señor, gracias por explicarme tu palabra, gracias porque tú infinita bondad y misericordia, ayúdame a ser siempre la buena semilla en todos los campos de mi vida y a llevar tu palabra a aquellos que la necesiten. Te pido padre por aquellas almas en donde alberga la cizaña para que Dios, en su infinita bondad, mitigue todo mal y purifique sus almas y así esperemos con ansias el momento glorioso de su encuentro eterno.

Amen!

CONTEMPLACION: ¿Cómo interiorizo la Palabra de Dios?

El que siembra la buena semilla es el Hijo del Hombre; el campo es el mundo; la buena semilla son los ciudadanos del Reino; la cizaña son los partidarios del Maligno; el enemigo que la siembra es el diablo; la cosecha es el fin del tiempo, y los segadores los ángeles».

ACCION: ¿A qué me comprometo con Dios?

A cumplir mi rol para construir el reino de los cielos, que es ser esa semilla que Dios sembró y ser multiplicador de su palabra.

Acerca de Cristonaut@s FRP

Ver tambíen

Evangelio del día – Lectio Divina Marcos 10, 13-16

Lectio Divina Sábado, 25 de Mayo de 2024 Sábado de la VII Semana del Tiempo …

Deja una respuesta

× WhatsApp / Cristonautas - Clic aquí