Inicio / Lectio Divina del día - Whatsapp Cristonautas / Evangelio del día – Lectio Divina Mateo 21, 28-32

Evangelio del día – Lectio Divina Mateo 21, 28-32

Lectio Divina por Edita Pérez de República Dominicana

0. Invocación al Espíritu Santo 🕊

¡Oh! Espíritu Santo, amor del Padre, y el hijo, inspírame siempre lo que debo pensar, lo que debo decir, cómo debo decirlo, lo que debo callar, cómo debo actuar, lo que debo hacer, para gloria de Dios, bien de las almas y mi propia santificación.
Espíritu Santo, dame agudeza para entender, capacidad para retener, método y facultad para aprender, sutileza para interpretar, gracia y eficacia para hablar. Dame acierto a empezar, dirección al progresar y perfección al acabar.
Amén 🙏🏻

Lectura del santo evangelio según san Mateo 21, 28-32

En aquel tiempo, dijo Jesús a los sumos sacerdotes y a los ancianos del pueblo:
28. Jesús agregó: ‘Pero, díganme su parecer. Un hombre tenía dos hijos. Se acercó al primero para decirle: ‘Hijo, hoy tienes que ir a trabajar en la viña. 29. Y él le respondió: ‘No quiero’. Pero después se arrepintió y fue. 30. Luego el padre se acercó al segundo y le mandó lo mismo. Este respondió: ‘Ya voy, señor. Pero no fue. 31. Ahora bien, ¿cuál de los dos hizo lo que quería el padre?’ Ellos contestaron: ‘El primero. Entonces Jesús les dijo: ‘En verdad se lo digo: en el camino al Reino de los Cielos, los publicanos y las prostitutas andan mejor que ustedes. 32. Porque Juan vino a abrirles el camino derecho y ustedes no le creyeron, mientras que los publicanos y las prostitutas le creyeron. Ustedes fueron testigos, pero ni con esto se arrepintieron y le creyeron
Palabra del Señor.

1. Lectura, ¿Qué dice el texto?

Hay dos puntos importantes en este pasaje, nos relata la historia de un padre que tenía dos hijos donde le pide al primero que vaya a trabajar en su viña, y él les dice: “no quiero” y va, el segundo dice sí y no va. ¿Quién de los dos hizo los que quería el padre?
Después Jesús dijo: los publicanos y las prostitutas les llevan la delantera en el camino del Reino de Dios. Hay que estar atento a la Palabra del Señor para ir a la par con los demás.
Jesús cuenta esta parábola, (exclusiva de Mateo), en el templo. El contexto es de claro rechazo de los dirigentes judíos hacia Jesús. La pregunta introductoria se dirige a los sumos sacerdotes y a los ancianos, que habían venido a interrogarle sobre su autoridad. Pero también Mateo, con esta parábola se está dirigiendo a los cristianos de su comunidad, y de igual manera, a los de hoy.

2. Meditación, ¿Qué nos dice Dios en el texto?

El Señor nos invita y nos recuerda ser obedientes a Él constantemente, no le importa de dónde vengamos, pero sí le importa hacia dónde vamos. El Señor nos invita a una vida llena de bendiciones, y proclamar su Palabra en su viña; pero el pecado nos desvía del propósito. El Padre conoce nuestro corazón, y ve más allá, de lo que puede alcanzar a ver el ojo humano.
Por eso, cada mañana antes de iniciar el día, pongo todos mis planes en las manos de Dios, para que me ayude a ver lo que Él quiere que vea. Para que me dé el discernimiento necesario para poder ver más allá de lo superficial en cada persona.
Tratemos de no juzgar y así no seremos juzgados. Tratemos de no señalar y no seremos señalados. Pidamos a Dios dominio propio para no criticar, ni acabar con mis palabras al otro, a no humillar, ni tratar con altivez. Porque Dios ve más de lo que nuestros ojos ven. Tal vez esa persona a la que muchos juzgan, tiene un corazón lleno de cosas agradables a Dios. Enfoquémonos mejor, en ver en nosotros lo que está mal y tratemos de llevar una vida agradable a nuestro Señor.

3. Oración, ¿Qué le decimos a Dios?

Dios bueno y justo, perdona mis pecados, cualquier pensamiento y acción que esté fuera de tu voluntad. Dame hoy el dominio propio para trabajar en tu viña. Ayúdame a ser mejor hija y ser digna de vivir bajo tu presencia. Amén.

4. Contemplación: ¿Cómo interiorizamos la Palabra de Dios?

Luego de leer, meditar y orar, permanezco en silencio por un rato saboreando a Jesús, viéndolo en la fe para trabajar en su viña y saborear la vida.

5. Acción. ¿A qué me comprometo con Dios?

Pensar 10 veces antes de juzgar al prójimo, trabajar en la viña del Señor con las personas que me relaciono, no tener pensamientos negativos, tomar una actitud de oración y pedir a Dios dominio propio.

Acerca de Edita Perez Tejada

Ver tambíen

Evangelio del día – Lectio Divina Mateo 7,15-20

Lectio Divina Por el P. Pedro Madrid de El Salvador ✍🏻 Invocamos al Espíritu Santo …

5 1 Vota
Article Rating
Subscribe
Notify of
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Nos gustarían tus opiniones, por favor comenta.x
()
x
× WhatsApp / Cristonaut@s - Clic aquí