Evangelio del día – Lectio Divina Mateo 6, 19-23

Lectio Divina
Viernes 21 Junio de 2024
Viernes XI Semana Tiempo Ordinario
Hector David desde España ✍🏻🇪🇸

Invocación al Espíritu Santo

Ven Espíritu Santo y enciende en mi corazón la llama del amor, para para que podamos guardarte dentro de nosotros como el gran tesoro que eres. Haz que nuestros ojos sean luz que ilumina a las demás personas para que te busquen y se acerquen a ti.

Lectura Evangelio según San Mateo 6, 19-23

“No acumulen para sí tesoros en la tierra, donde la polilla y el moho destruyen, y donde los ladrones penetran y roban. Más bien, acumulen para sí tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el moho destruyen, ni los ladrones penetran y roban. Porque donde esté tu tesoro, allí estará también tu corazón.

La lámpara del cuerpo es el ojo. Si tu ojo está sano, todo tu cuerpo tendrá luz. Pero si tu ojo está enfermo, todo tu cuerpo estará en tinieblas. Y si la luz que hay en ti es oscuridad, ¡cuánta será la oscuridad!”

2. Meditación:

Reflexionemos sobre el significado y la enseñanza de este pasaje.

– Tesoros en la Tierra vs. Tesoros en el Cielo:
Jesús nos insta a no centrarnos en acumular bienes materiales que son temporales y perecederos. En lugar de ello, debemos buscar tesoros espirituales que son eternos y seguros. Estos tesoros en el cielo se refieren a las virtudes, las buenas obras y una relación sincera con Dios.

-El Corazón y el Tesoro:
Donde esté nuestro tesoro, allí estará también nuestro corazón.

Esto nos invita a examinar nuestros deseos y prioridades. Si nuestros corazones están apegados a lo material, nuestra vida espiritual puede quedar relegada. En cambio, si nuestros corazones buscan lo eterno, estaremos más cerca de Dios.

-La Lámpara del Cuerpo es el Ojo:
Jesús usa la metáfora del ojo para hablar de nuestra percepción y enfoque. Un ojo sano simboliza una visión clara y un enfoque en lo que es bueno y verdadero, llenando todo nuestro ser de luz. Por otro lado, un ojo enfermo representa una percepción distorsionada, que lleva a la oscuridad interior.

3. Oración:

Dirijamos una oración a Dios, pidiendo su guía y ayuda.

Señor Jesús, te pedimos que nos ayudes a discernir lo que verdaderamente importa en la vida. Que nuestros corazones busquen los tesoros del cielo y no se apeguen a lo efímero. Limpia nuestra visión espiritual para que podamos ver con claridad tu voluntad y caminar en tu luz. Llénanos de tu sabiduría para que nuestras acciones reflejen tu amor y tu verdad. Amén.

4. Contemplación:

Tomemos unos momentos de silencio para contemplar la enseñanza de este pasaje y cómo podemos aplicarlo en nuestra vida diaria.

Imaginemos a Jesús hablándonos directamente, invitándonos a reevaluar nuestras prioridades. Pensemos en las áreas de nuestra vida donde podemos dejar de lado el apego material y enfocarnos más en lo espiritual. Sintamos su presencia guiándonos hacia una vida más plena y luminosa.

5. Acción:

Finalmente, decidamos un compromiso concreto para vivir esta enseñanza.

– Evaluar nuestras prioridades y hacer cambios para centrarnos más en lo espiritual.
– Practicar la generosidad y el desapego material, ayudando a los necesitados.
– Cultivar una visión positiva y centrada en el amor y la verdad, buscando siempre la luz de Cristo en nuestras decisiones diarias.

Acerca de Ramón Pané

Ver tambíen

Evangelio del día – Lectio Divina Mateo 10, 34-42. 11, 1

Hola queridos Cristonautas, Les saluda Bibiana Diaz Munar desde Colombia,✍🏻🇨🇴 con alegría les comparto la …

Deja una respuesta

× WhatsApp / Cristonautas - Clic aquí