Inicio / Lectio Divina Dominical / Lectio Divina Dominical III de Cuaresma Ciclo A

Lectio Divina Dominical III de Cuaresma Ciclo A

«El agua que yo daré brotará en él como un manantial de vida eterna»

Hno. Ricardo Grzona, frp

Para descargar gratuitamente los documentos y/o audio o mp3, click en «E-BOOK PDF» y/o «AUDIO MP3» o en Download

PRIMERA LECTURA: Éxodo 17, 1-7
SALMO RESPONSORIAL: Salmo 95(94),1-2.6-7.8-9.
SEGUNDA LECTURA: Romanos 5, 1-2.5-8.

Invocación al Espíritu Santo:

Ven Espíritu Santo,
Ven a nuestra vida, a nuestros corazones, a nuestras conciencias.
Mueve nuestra inteligencia y nuestra voluntad para entender lo que el Padre quiere decirnos a través de su Hijo Jesús, el Cristo.
Que tu Palabra llegue a toda nuestra vida y se haga vida en nosotros.

-Amén-

TEXTO BÍBLICO: Juan 4, 5-42

4,5: Llegó a un pueblo de Samaría llamado Sicar, cerca del terreno que Jacob dio a su hijo José. 4,6: Allí se encuentra el pozo de Jacob. Jesús, cansado del camino, se sentó tranquilamente junto al pozo. Era mediodía. 4,7: Una mujer de Samaría llegó a sacar agua.
   Jesús le dice:
   —Dame de beber.  4,8: Los discípulos habían ido al pueblo a comprar comida.
  4,9: Le responde la samaritana:
   —¡Cómo! ¿Tú, que eres judío, me pides de beber a mí, que soy samaritana? Los judíos no se tratan con los samaritanos.
  4,10: Jesús le contestó:
   —Si conocieras el don de Dios y quién es el que te pide de beber, tú le pedirías a él, y él te daría agua viva.
  4,11: Le dice [la mujer]:
   —Señor, no tienes con qué sacar el agua y el pozo es profundo, ¿dónde vas a conseguir agua viva? 4,12: ¿Eres, acaso, más poderoso que nuestro padre Jacob, que nos dio este pozo, del que bebían él, sus hijos y sus rebaños?
  4,13: Le contestó Jesús:
   —El que bebe de esta agua vuelve a tener sed; 4,14: quien beba del agua que yo le daré no tendrá sed jamás, porque el agua que le daré se convertirá dentro de él en manantial que brota dando vida eterna.
  4,15: Le dice la mujer:
   —Señor, dame de esa agua, para que no tenga sed y no tenga que venir acá a sacarla.
  4,16: Le dice:
   —Ve, llama a tu marido y vuelve acá.
  4,17: Le contestó la mujer:
   —No tengo marido. Le dice Jesús:
   —Tienes razón al decir que no tienes marido; 4,18: porque has tenido cinco hombres, y el que tienes ahora tampoco es tu marido. En eso has dicho la verdad.
  4,19: Le dice la mujer:
   —Señor, veo que eres profeta. 4,20: Nuestros padres daban culto en este monte; ustedes en cambio dicen que es en Jerusalén donde hay que dar culto.
  4,21: Le dice Jesús:
   —Créeme, mujer, llega la hora en que ni en este monte ni en Jerusalén se dará culto al Padre. 4,22: Ustedes dan culto a lo que no conocen, nosotros damos culto a lo que conocemos; porque la salvación procede de los judíos. 4,23: Pero llega la hora, ya ha llegado, en que los que dan culto auténtico adorarán al Padre en espíritu y en verdad. Porque esos son los adoradores que busca el Padre. 4,24: Dios es Espíritu y los que lo adoran deben hacerlo en espíritu y verdad.
  4,25: Le dice la mujer:
   —Sé que vendrá el Mesías —es decir, Cristo—. Cuando él venga, nos lo explicará todo.
  4,26: Jesús le dice:
   —Yo soy, el que habla contigo.
  4,27: En esto llegaron sus discípulos y se maravillaron de verlo hablar con una mujer. Pero ninguno le preguntó qué buscaba o por qué hablaba con ella.
  4,28: La mujer dejó el cántaro, se fue al pueblo y dijo a los vecinos:
  4,29: —Vengan a ver un hombre que me ha contado todo lo que yo hice: ¿no será el Mesías?
  4,30: Ellos salieron del pueblo y acudieron a él. 4,31: Entretanto los discípulos le rogaban:
   —Come Maestro.
  4,32: Él les dijo:
   —Yo tengo un alimento que ustedes no conocen.
  4,33: Los discípulos comentaban:
   —¿Le habrá traído alguien de comer?
  4,34: Jesús les dice:
   —Mi alimento es hacer la voluntad del que me envió y concluir su obra. 4,35: ¿No dicen ustedes que faltan cuatro meses para la cosecha? Pero yo les digo: levanten los ojos y observen los campos que ya están madurando para la cosecha. 4,36: El segador ya está recibiendo su salario y cosechando fruto para la vida eterna; así lo celebran sembrador y segador. 4,37: De ese modo se cumple el refrán: uno siembra y otro cosecha. 4,38: Yo los he enviado a cosechar donde no han trabajado. Otros han trabajado y ustedes recogen el fruto de sus esfuerzos.
  4,39: En aquel pueblo muchos creyeron en él por las palabras de la mujer que atestiguaba: Me ha dicho todo lo que hice. 4,40: Los samaritanos acudieron a él y le rogaban que se quedara con ellos. Se quedó allí dos días, 4,41: y muchos más creyeron en él, a causa de su palabra; 4,42: y le decían a la mujer:
   —Ya no creemos por lo que nos has contado, porque nosotros mismos lo hemos escuchado y sabemos que éste es realmente el salvador del mundo.

BIBLIA DE NUESTRO PUEBLO

1.- LECTURA: ¿Qué dice el texto?

Estudio Bíblico.

Este conocido pasaje del diálogo entre Jesús y la samaritana, tiene como todos los textos de Juan, mucha reflexión y mucho contenido. La Iglesia nos propone en esta Cuaresma tomarlo para prepararnos sinceramente de forma integral para celebrar la Pascua. Tomaremos sólo algunas ideas principales:

En el capítulo anterior, un fariseo, un hombre conocedor de la Ley, se acerca a Jesús, pero ahora es una mujer de un pueblo que por haber permitido que en sus lugares se levantaran altares a dioses extranjeros eran despreciados por los judíos. Los samaritanos y los judíos no se hablaban, de hecho la mujer se lo reprocha a Jesús.

Jesús rompe con esas barreras culturales, va en busca de las personas concretas, sin importar la raza, la religión, o el estado como están ellas. Le importa cada uno y su salvación. Le busca conversación, le pide que le dé de beber. Cosa que sorprende a esta mujer, porque no debería hablar con ella un judío. Pero Jesús dice la frase central y fundamental: ¡Si conocieras el don de Dios! Él se va presentando ante la mujer. Y le explica que tiene un agua nueva, un agua viva que llega hasta la vida eterna. La mujer obviamente ve que él no tiene cómo sacar agua. Pero va abriendo su corazón al diálogo. Y ahora ella le pide que le dé de esa agua.

Jesús, le dice que llame a su marido y como ella responde que no tiene marido, Jesús le cuenta su historia personal: cinco maridos has tenido y ahora el que tienes, no es tu marido!!! Es algo muy fuerte para ella, por eso desvía la atención inmediatamente, para no quedar más al descubierto. Y le pregunta sobre el lugar donde hay que adorar a Dios (¿Será en Jerusalén o será allí en el monte Garizím?). La habilidad de la mujer para desviar la conversación, da a Jesús una nueva respuesta importante:

“…los que dan culto auténtico adorarán al Padre en espíritu y en verdad. Porque esos son los adoradores que busca el Padre. : Dios es Espíritu y los que lo adoran deben hacerlo en espíritu y verdad.” (Versículos 23 y 24).

Es aquí donde Jesús le dice con claridad que Él es el Mesías. Y llegando los apóstoles, ella fue al pueblo a contar lo ocurrido: éste que le ha dicho toda su vida ¿no será el Mesías? Jesús se vale de una mujer forastera para que vaya a anunciar que Jesús es el Señor, el Mesías esperado. La mujer se transforma de incrédula, en creyente dudosa, en creyente ferviente y luego en misionera.

Los apóstoles ruega a Jesús que coma, pero Jesús dice otra cosa fundamental: “Mi alimento es hacer la voluntad del que me envió y concluir su obra.” (Versículo 34). Al finalizar el texto, los del pueblo vienen, se encuentran con Jesús y creen en él. No son judíos, son samaritanos, pueblo que estaba peleado con los “oficialmente salvados israelitas”. Ahora creen porque han visto y escuchado a Jesús. Pero se necesitó el servicio invaluable de esta mujer samaritana.

Nos hacemos unas preguntas para recordar:

  1. ¿Cómo comienza el texto? ¿En qué lugar se sitúa?
  2. ¿Qué hace Jesús y con quién dialoga?
  3. ¿Quién comienza a dialogar? ¿Qué le responde la mujer? ¿Por qué Jesús no debía hablarle?
  4. ¿Cuál fue la respuesta central de Jesús?
  5. ¿Qué es lo que la samaritana le pide al Señor?
  6. Jesús le dice que llama a alguien ¿A quién? ¿qué le respondió?
  7. ¿Cómo reaccionó la mujer ante la respuesta del Señor?
  8. ¿Cuál fue la pregunta que desvió la conversación? ¿Qué contestó Jesús?
  9. ¿Qué hizo luego la mujer, a quién fue a buscar?
  10. ¿Qué le pedían los discípulos al Señor? ¿Qué contestó Jesús?
  11. ¿Quiénes llegaron finalmente y qué reconocieron en Jesús?

2.- MEDITACIÓN: ¿Qué me o nos dice Dios en el texto?

Hagámonos unas preguntas para profundizar más en esta Palabra de Salvación:

  1. ¿Reconozco que Jesús es quien toma la iniciativa de acercarse a mi vida?
  2. Al igual que la Samaritana, ¿creo que Jesús no debería dirigirse a mí?
  3. Cuantas veces está Jesús cerca de mí ¿reconozco el don de Dios? ¿lo dejo pasar?
  4. ¿Soy consciente que en muchas ocasiones mi vida es como beber un agua que me vuelve a dar sed y estoy lejos del agua viva?
  5. ¿Me acerco a Jesús para pedirle que me dé el agua viva, es decir su vida, su cercanía?
  6. ¿Qué implica en mi vida que el verdadero adorador lo hace en Espíritu y en Verdad? ¿cómo vivo esta forma de adorar a Dios?
  7. ¿Mi encuentro con Jesús me lleva, como a la Samaritana a anunciarlo a todos?
  8. Podría decir ¿cuál es el paso que me falta para transformarme de creyente, en seguidor y de seguidor en misionero?
  9. ¿Cuál es la voluntad del Padre que también puede transformarse en mi alimento?
  10. Ahora que ya estoy con Jesús y creo en Él ¿Cómo puedo definir un proyecto para anunciarlo a todos mis hermanos que necesitan conocer sobre Él?

3.- ORACIÓN: ¿Qué le digo o decimos a Dios?

Orar, es responderle al Señor que nos habla primero. Estamos queriendo escuchar su Palabra Salvadora. Esta Palabra es muy distinta a lo que el mundo nos ofrece y es el momento de decirle algo al Señor.

Gracias Señor por tu Palabra Salvadora.
Gracias porque cuando no te conocíamos Tú viniste a nuestra vida.
Gracias por ofrecernos un agua viva.
Te pedimos perdón por todas las veces que queremos saciar nuestra vida con un agua que nos vuelve a dar sed y nos olvidamos que sólo Tú puedes saciar nuestra vida completa.
Ayúdanos Señor, te necesitamos. Queremos estar contigo.
Muchas veces tenemos miedo que al acercarnos a Ti, tú nos recuerdes nuestros pecados, muchos de ellos son reincidentes y no queremos cambiarlos. Perdón Señor por esto.
Me doy cuenta que Tú quieres darme vida en abundancia, que me enseñas que para orar y estar cerca de ti no es necesario tantos gestos externos, sino serlo en espíritu y en verdad. Enséñame cómo ser auténtico y mostrar con mi vida que en Ti creo Señor.
Dame la gracia de cumplir con la voluntad del Padre, de buscar primero hacer esta voluntad, para dedicarme luego a las cosas de este mundo.
Que también tenga la fuerza para ir a llevar tu Buena Noticia a mis hermanos, que no esconda la amistad que tú me das, sino que la comparta, que entusiasme con tu vida, para que también los demás puedan decir: ahora creemos porque hemos vivido con el Señor.

Hacemos un momento de silencio y reflexión para responder al Señor. Hoy damos gracias por su resurrección y porque nos llena de alegría. Añadimos nuestras intenciones de oración.

-Amén-

4.- CONTEMPLACIÓN: ¿Cómo interiorizo o interiorizamos la Palabra de Dios?

Para el momento de la contemplación podemos repetir varias veces este versículo del Evangelio para que vaya entrando a nuestra vida, a nuestro corazón.

«El agua que le daré se convertirá dentro de él en manantial que brota dando vida eterna»
(Versículos 14)

Y así, vamos pidiéndole al Señor ser testigos de la resurrección para que otros crean.

5.- ACCIÓN: ¿A qué me o nos comprometemos con Dios?

Debe haber un cambio notable en mi vida. Si no cambio, entonces, pues no soy un verdadero cristiano.

En lo personal, relee el texto muchas veces y fíjate dónde te sientes más interpelado. Ahora, como la samaritana, ve a buscar a algún amigo/a para compartirle la Buena Noticia. Es posible que tengas temor, eso es lo que importa, que puedas vencer el temor al qué dirán. Y trata de invitar a seguir a Cristo y su Iglesia a quien vayas como misionero. Tómalo como un ejercicio cuaresmal.

Con tu grupo, fíjate todas las formas que tenemos para dirigirnos al Señor, y veamos la síntesis que dice: los verdaderos adoradores del Padre lo serán en espíritu y en verdad. Como grupo, convencidos del amor de Jesús hacemos una visita a personas que sufren, a enfermos, ancianos, prisioneros, para poder demostrar públicamente el amor de Jesús para todos.

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Sobre Cristonaut@s FRP

Rivsar

Lectio Divina Dominical IV de Pascua Ciclo A

«El que entra por mí se salvará» Hno. Ricardo Grzona, frp Para descargar gratuitamente los …

Deja un comentario

× WhatsApp / Cristonaut@s - Clic aquí