Inicio / Lectio Divina Dominical / Lectio Divina Dominical XXVI del Tiempo Ordinario Ciclo C

Lectio Divina Dominical XXVI del Tiempo Ordinario Ciclo C

«Él es consolado aquí, mientras tú eres atormentado»

Hno. Ricardo Grzona, frp
Dr. Emilio G. Chávez

Para descargar gratuitamente los documentos y/o audio o mp3, click en «E-BOOK PDF» y/o «AUDIO MP3» o en Download

PRIMERA LECTURA: Amós 6, 1.4-7
SALMO RESPONSORIAL: Salmo 146(145), 7.8-9.9-10
SEGUNDA LECTURA: 1 Timoteo 6, 11-16

Invocación al Espíritu Santo:

Ven Espíritu Santo,
Ven a nuestra vida, a nuestros corazones, a nuestras conciencias.
Mueve nuestra inteligencia y nuestra voluntad para entender lo que el Padre quiere decirnos a través de su Hijo Jesús, el Cristo.
Que tu Palabra llegue a toda nuestra vida y se haga vida en nosotros.

Amén

TEXTO BÍBLICO: Lucas 16, 19-31

19 Jesús continuó diciendo:

“Había un hombre rico que vestía con ropa muy cara y daba una gran fiesta todos los días. 20 A la puerta de su casa también había un mendigo, llamado Lázaro, cuyo cuerpo estaba cubierto de llagas. 21 Él hubiese querido llenarse el estómago con las migajas que caían de la mesa del rico. E incluso los perros se acercaban a él para lamer sus heridas.

22 Sucedió que el mendigo murió y fue llevado por los ángeles para que estuviera al lado de Abraham. El hombre rico también murió y fue enterrado. 23 Estando en el infierno, sufría tormento y cuando alzó sus ojos, vio a Abraham y a Lázaro a su lado. 24 Entonces él gritó: ‘¡Padre Abraham, ten piedad de mí! Envía a Lázaro para que moje la punta de su dedo en el agua y venga a refrescar mi lengua porque estoy sufriendo mucho en esta llama’.

25 Pero Abraham le dijo: ‘Hijo, recuerda que recibiste tus bienes durante tu vida, pero Lázaro solo recibió lo que era malo. Pero ahora él es consolado aquí, mientras tú eres atormentado. 26 Además, existe un gran abismo entre nosotros, de modo que aquellos que quieran cruzar de aquí hacia ustedes no puedan, así como aquellos no puedan pasar desde allá hasta nosotros’.

27 El hombre rico dijo: ‘En ese caso, padre Abraham, te pido que envíes a Lázaro a la casa de mi padre 28 porque tengo cinco hermanos, así les puede advertir para que no vengan a este lugar de sufrimiento’.

29 Pero Abraham respondió: ‘Tus hermanos tienen la Ley de Moisés y los libros de los Profetas. ¡Que los escuchen a ellos!’ 30 Entonces él le dijo: ‘¡No, padre Abraham!’, pero si alguien de entre los muertos va a hablar con ellos, entonces se arrepentirán’.31 Pero Abraham le respondió: ‘Si no escuchan a Moisés ni a los Profetas, tampoco se convencerán si alguien se levanta de entre los muertos’”.

TRADUCCIÓN DEL NUEVO EVANGELIZADOR

1.- LECTURA: ¿Qué dice el texto?

Estudio Bíblico.

Las lecturas este domingo continúan con el tema de la riqueza y la pobreza: específicamente, condenando al rico que es presentado como típicamente sin cuidado por el pobre y explotándolo, y confortando a pobre infeliz por quien el Señor tiene un cuidado especial.

La lectura de Amós es una sátira mordaz contra las frivolidades de los ricos, inconscientes del desastre que está por caerles. El salmo expresa la vigilancia de Dios por todas las categorías de los desfavorecidos: los trabajadores extranjeros (residentes en Israel, los guerim), las viudas y los huérfanos. La lectura de 1 Timoteo, que sigue a lo de “el amor al dinero es la raíz de todos los males,” exhorta al joven Timoteo a que rechace esas cosas y a que se mantenga en la santidad.

Hay muchas cosas que señalar en la parábola del rico y Lázaro, especialmente los contrastes. El rico no tiene nombre (su nombre no es ‘Epulón’, que es un adjetivo que significa que banqueteaba mucho; en inglés también se le quiere llamar ‘Dives’, que significa “rico”). Es precisamente la intención de Lucas mostrar cómo las cosas son al revés con Dios: en el mundo son los ricos los que llevan grandes nombres; aquí el que tiene nombre es el miserable Lázaro. El rico come suntuosamente, sin que le preocupe Lázaro que está a su puerta, y que a su vez ¡le da de comer a los perros que lamen sus llagas! Al morir, Lázaro es llevado por los ángeles al seno de Abraham (ver Lc 13:28-30); el rico simplemente es enterrado. Sus lotes son invertidos en el más allá. El rico es atormentado, mientras que Lázaro es consolado, y ya no pueden cambiar las cosas. La razón que se da no es particularmente ética; no se dice que el rico fuese malo y que Lázaro fuese bueno. Sólo se da una inversión, un cambio de suerte muy escueta, semítica, bíblica, escatológica, muy querida por Lucas: el rico ya había recibido su premio en la tierra, mientras que Lázaro había sufrido. Al final, cambian los lugares que ocupamos, los primeros serán los últimos (ver Lc 1:52-53; 6:20-26). A Lucas no le interesa hacer finas, apologéticas distinciones acerca de lo que es ser rico, pero ‘sin estar apegado a la riqueza’. La mera coexistencia de la opulencia junto a la miseria (que tenemos a la puerta) basta para condenar al rico.

La conclusión de la parábola nos advierte contra esperar una manifestación extraordinaria, milagrosa, de la voluntad de Dios: nos basta una lectura sincera de la Sagrada Escritura, como era el caso para los hermanos del rico.

Preguntémonos para reconstruir el texto:

1. ¿A quiénes se dirigió Jesús y cómo fue la parábola que les dijo?
2. ¿Qué hacía el hombre de la Parábola?
3. ¿Cómo va ganándose a los deudores de su patrón?
4. ¿Cuándo el patrón se dio cuenta, ¿qué es lo que dijo?
5. ¿Qué explicación da Jesús sobre los hijos de este mundo? ¿Qué deberíamos aprender?
6. ¿Cómo se refiere Jesús a la fidelidad?
7. ¿Cómo termina el texto? ¿Cuál es la frase o la idea principal que quiso dejar Jesús?

2.- MEDITACIÓN: ¿Qué me o nos dice Dios en el texto?

Hagámonos unas preguntas para profundizar más en esta Palabra de Salvación:

1. ¿Hasta qué punto yo me doy cuenta de las necesidades de las personas que me rodean?
2. ¿Estoy atento a estas personas? ¿Puedo brindarles ayuda, colaborar con su bienestar?
3. ¿En qué puedo identificarme con la narración que hizo Jesús?
4. ¿Soy consciente que en la Biblia yo puedo encontrar todo lo necesario para entender la Salvación? ¿Acepto que la Biblia es Palabra de Dios, y por lo tanto Palabra para mi salvación?
5. ¿Con qué frecuencia me dedico a la lectura y oración con la Biblia?
6. ¿Entiendo que “escuchar” la Palabra, meditarla, llevarla a mi vida es lo que me dará a mí la seguridad de ir por el camino correcto?

3.- ORACIÓN: ¿Qué le digo o decimos a Dios?

Orar, es responderle al Señor que nos habla primero. Estamos queriendo escuchar su Palabra Salvadora. Esta Palabra es muy distinta a lo que el mundo nos ofrece y es el momento de decirle algo al Señor.

Hacemos nuestra la oración del Salmo 119:

119,1: Dichosos los de conducta intachable, que siguen la voluntad del Señor.
119,2: Dichosos los que guardan sus preceptos, y lo buscan de todo corazón;
119,3: los que, sin cometer iniquidad, andan por sus caminos.
119,4: Tú mandaste que tus decretos se observen exactamente.
119,5: Ojalá estén firmes mis caminos para cumplir tus órdenes.
119,6: Entonces no quedaré defraudado al fijarme en tus mandatos.
119,7: Te daré gracias con sincero corazón cuando aprenda tus justos mandamientos.
119,8: Quiero cumplir tus órdenes ¡No me abandones, oh Dios grande e inmortal!
119,9: ¿Cómo limpiará un joven su sendero? —Observando tu palabra.
119,10: Te busco de todo corazón: no me desvíes de tus mandatos.
119,11: Guardo en mi corazón tu promesa para no pecar contra ti.
119,12: ¡Bendito eres, Señor!, enséñame tus normas.
119,13: Mis labios recitarán todo lo que manda tu boca.
119,14: En el camino de tus preceptos disfruto más que con cualquier fortuna.
119,15: Voy a meditar tus decretos y a fijarme en tus senderos.
119,16: Me complazco en tus órdenes: no me olvido de tus palabras.
119,17: Cuida de tu servidor y viviré para cumplir tu palabra.
119,18: Abre mis ojos y contemplaré las maravillas de tu ley.
119,19: Soy peregrino en la tierra: no me ocultes tus mandatos.
119,20: Mi vida se consume deseando siempre tus mandamientos.

Amén

Hacemos un momento de silencio y reflexión para responder al Señor. Hoy damos gracias por su resurrección y porque nos llena de alegría. Añadimos nuestras intenciones de oración.

4.- CONTEMPLACIÓN: ¿Cómo interiorizo o interiorizamos la Palabra de Dios?

Para el momento de la contemplación podemos repetir varias veces este versículo del Evangelio para que vaya entrando a nuestra vida, a nuestro corazón.

«Él es consolado aquí, mientras tú eres atormentado»
(Versículos 25)

Y así, vamos pidiéndole al Señor ser testigos de la resurrección para que otros crean.

5.- ACCIÓN: ¿A qué me o nos comprometemos con Dios?

Debe haber un cambio notable en mi vida. Si no cambio, entonces, pues no soy un verdadero cristiano.

Queremos entrar por la puerta estrecha…. ¿Qué debemos cambiar en nuestra vida para entrar por esta puerta estrecha?

En lo personal, me propongo hacer un verdadero análisis de conciencia. Sobre las personas que están a mi alrededor y realizar alguna acción que sea para compartir con los demás mi tiempo, y si es necesario mis bienes. También una propuesta de lectura más asidua de la Sagrada Escritura, haciendo Lectio Divina.

Con tu grupo, proponerse una actividad que muestre que de verdad estamos escuchando la Palabra del Señor. Visitar enfermos en un hospital, ayudar a personas necesitadas y por sobre todas las cosas enseñarles a los demás a orar con la Biblia.

Acerca de Ramón Pané

Ver tambíen

Lectio Divina Dominical XXIII del Tiempo Ordinario Ciclo C

«El que no carga su cruz y me sigue, no puede ser mi discípulo» Hno. …

0 0 Votos
Article Rating
Subscribe
Notify of
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Nos gustarían tus opiniones, por favor comenta.x
()
x
× WhatsApp / Cristonaut@s - Clic aquí